Famosos

Rodolfo Sancho, optimista, coincide con una alterada Silvia Bronchalo en el cuarto día del juicio contra Daniel Sancho

Rodolfo Sancho y Silvia Bronchalo han coincidido este miércoles en la cuarta sesión del juicio contra su hijo, Daniel Sancho, por asesinar y descuartizar a Edwin Arrieta el pasado 2 de agosto. En esta nueva vista, que arranca tras el receso de cinco días por el Año Nuevo Budista o Songkran, ha sido citado a declarar un médico del hospital de Koh Phangan, el jefe de Policía Yuttakan Chenram, quien se encargó de recoger las pruebas forenses de la habitación de hotel, y otro agente.

Un día más, el juicio se ha celebrado a puerta cerrada, por lo que la actitud y las declaraciones de los progenitores del encausado son clave para hacerse una idea de lo que ocurre en la sala. De esta manera, el actor se ha mostrado optimista con el trabajo de la defensa, y ha explicado que está muy contento con el desarrollo de la jornada. Una reacción que contrasta con los nervios y la inquietud que Bronchalo ha mostrado a la salida del receso. El intérprete y la analista de inversiones han estado acompañados por dos representantes de la Embajada de España que participan como observadores, ya que el joven se enfrenta a una posible pena de muerte.

No obstante, el cocinero ha continuado preguntando en la cuarta sesión del juicio a los testigos y, según su abogado tailandés, Apirchat Srinual, lo ha hecho con mucha inteligencia. Además, los problemas de traducción de los primeros días han quedado resueltos con la intérprete al inglés que ayuda durante las declaraciones de los testigos. La traductora participó la pasada semana por videoconferencia, lo que generó algunos problemas. Ahora, el joven "parece menos frustrado".

Claves de las primeras sesiones

Las tres primeras sesiones de la pasada semana estuvieron marcadas por tres anécdotas: las cadenas que portaba el acusado en pies y manos, su posibilidad de interrogar a los testigos y el silencio decretado por el juez, que no permitió a los presentes informar sobre lo que sucedía de puertas para adentro. Uno de ellos, sin embargo, rompió la norma este martes y desveló detalles inéditos.

Se trata de Bea de Vicente, la única penalista independiente acreditada en el juicio. La experta pudo mantener una breve conversación con Daniel durante uno de los descansos y desveló las impresiones del español: "Estoy muy nervioso, esto no es justicia", le dijo.

"Es un chico afable, es un chico perdido y yo le veo abandonado y solo a su suerte. Hay que reconocer que hay algo de destino en su futuro", dijo de Vicente, que también manifestó su sorpresa ante el trabajo del abogado tailandés que defiende a Daniel: "Está dormido durante el juicio". El hijo de Rodolfo comentó con ella: "Literalmente dormido, es un abogado de pastel", le dijo Daniel. "Yo me defiendo solo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud