Famosos

María del Monte se sincera sobre su sobrino: "Me han quitado cosas, pero no quiero que me quiten la vida"

María del Monte

A dos semanas de cumplir 62 años y en plena Feria de Abril, María del Monte ha hablado del asalto a su casa. Este pasado sábado, la cantante se sentó en el sofá de El show de Bertín de Canal Sur para compartir con su amigo una charla íntima llena de confidencias. La sevillana estuvo serena, tranquila y dijo que centrada en lo verdaderamente importante de la vida. Para la mujer de Inmaculada Casal lo importante es tener salud. "Estoy bien, sin entrar en detalles. En la vida hay que arrancar, hay que vivir. Sobre todo cuando tienes salud ves que todo lo demás tiene arreglo. Yo tuve la desventaja de ver cómo se me iba gente a la que quería y no podía hacer nada, y todo lo demás ya está por debajo. La nota de corte está más bajita", dijo.

Bertín arrancó el programa dándole las gracias por estar con él: "Te agradezco que estés aquí porque en los momentos complicados de nuestras vidas nos gusta ver a los amigos", dijo él, ante lo que María le contestó rápida: "Por eso he venido a verte, porque tu tampoco estabas muy allá… y al juntarnos, algo bueno sale". En ese punto Bertín reconoció que no lo ha pasado nada bien en los últimos dos meses, en los que comentó haberse sentido "malísimo como un perro". Luego, confesó: "Cuando uno se encuentra mal… a mí se me ha caído el mundo encima. Era invulnerable, ahora sé que no lo soy. Y eso me ha producido un shock. Y a mis hijas más. Les ha afectado mucho porque para mis niñas yo era Supermán, y se han dado cuenta de que no lo era. Y están más preocupadas que yo". Es por eso que María le recordó a su amigo que, a pesar de las adversidades que uno viva, "lo más importante del mundo es la salud". Y le confesó: "En la vida hay que arrancar, hay que vivir, sobre todo cuando tienes salud ves que todo lo demás tiene arreglo. Yo tuve la desventaja de ver cómo se me iba gente a la que quería y no podía hacer nada, y todo lo demás ya está por debajo. La nota de corte está más bajita".

Ha recurrido a ayuda profesional tras el suceso del que acusan a su propio sobrino

Bertín le contó ante los espectadores que ha sufrido por ella y por todo lo que ha vivido tras el asalto de su casa y la presunta implicación de su sobrino. Ella, sin embargo, le respondió tajante: "De pobre, nada. Yo no soy digna de lástima, de pena ni de nada. Sin lugar a dudas en la vida habrá mucha gente que esté mucho peor que nosotros, así que no tenemos derecho a quejarnos. Hay una frase que dice: "No mires lo que no tienes, mira lo que tienes y verás cuánto te sobra" y es verdad. De todo se sale en la vida teniendo salud, buenos amigos, buenas compañías".

María, lejos de sentirse resentida por lo que ha vivido, comentó que "todo en la vida esconde una lección, y yo la aprenderé poquito a poquito". Además, confesó que está luchando por no vivir con miedo: "Hay cosas a las que le tienen que tomar sitio. A mí me han quitado cosas, pero no quiero que me quiten la vida. No me van a quitar a mí. Lo más valioso es tenerme a mí, no puedo perderme", dijo antes de reconocer que no se le han caído los anillos a la hora de pedir ayuda para afrontar todo este trago: "Tenemos una cultura reacia a pedir ayuda a los profesionales, pero yo no escatimo. Creo que hay personas que están ahí para ayudar, y la ayuda hay que pedirla para cuando se necesita. Y me está sirviendo, claro. Ya te daré yo un teléfono", le dijo a su amigo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud