Famosos

Mariló, la amiga de Isabel Pantoja, se refugia en Cantora en plena tormenta mediática: "Me va a dar un ataque"

"Está saturada". Así habla el entorno de la cordobesa sobre el estado anímico que presenta desde que el pasado martes vieran la luz sus fotografías junto a Isabel Pantoja. Mariló no esperaba que un paseo por las calles de Córdoba la llevaran a la primera plana mediática y confesó a su círculo: "Me va a dar un ataque". La escritora no sabe gestionar la atención mediática y ha salido del foco por tiempo indefinido. No acude a su trabajo como gerente en una clínica privada desde el pasado miércoles y aseguran que la tonadillera le ha abierto las puertas de Cantora para que se aleje del ruido mediático.

"Desde ayer no está en Córdoba. La expresión que utilizó es 'Me va a dar un ataque'. La revista no le ha sentado mal, si no comentarios e insinuaciones que quieren llevar el reportaje a otra historia", ha dicho Antonio Rossi este jueves. Tanto le molesta que ya ha consultado con un abogado para enviar un comunicado a los medios de comunicación solicitando privacidad. "El martes se asustó", apuntan.

La amistad entre Isabel Pantoja y Mariló de la Rubia se remonta dos décadas atrás. Comenzó porque la madre de la tonadillera, doña Ana, compraba joyas en los negocios de los padres de Mariló y la relación se estrechó entre las familias. Mariló ha sido una persona clave en la vida de la tonadillera y en los últimos años ha estado a su lado en los peores momentos: durante su estancia en prisión (llamaba a Agustín a menudo para interesarse por el estado de Isabel) y también tras la muerte de su madre. También en los buenos, pues Mariló ha acompañado a Isabel en su última gira por España: estuvo en Bilbao y Gran Canarias.

La musa de su novela

Y no solo eso: su amistad era tan bonita que Isabel Pantoja le sirvió de inspiración a Mariló para escribir su última novela, La Estirpe. En su día presentó la obra en la televisión local de Córdoba y se la dedicó "a una íntima amiga". El texto habla por sí solo: "Ella era Isabel Vigaray, la viuda del hombre más influyente que había pisado Santander. Se contaban infinidad de bulos y anécdotas acerca de Isabel Vigaray. Mentiras en su gran mayoría... Decían que era una mujer fría y calculadora...", reza uno de los primeros párrafos.

"Mi pretendiente por aquella época, que más tarde se convirtió en mi marido, era un hombre apuesto, muy galante... Nos casamos presionados por la circunstancias de la sociedad de antaño... Jóvenes e inexpertos casi unos críos... Fue la boda del año. Al morir, su familia se lanzó como hienas a por las pertenencias que no se atrevieron a reclamarle en vida, pero al hacer lectura del testamento quedaron claras las intenciones de mi marido", continúa.

Su apoyo en redes

Mariló es una mujer muy activa en redes sociales y defendió a su amiga Isabel a ultranza cuando entró en prisión, nombrando al mismísimo rey don Juan Carlos: "Juan Carlos te equivocabas, la justicia no es igual para todos. Tu hija a la cárcel. Pobre Pantoja...". O este otro: "En este país hay quien paga sus culpas y otros nacen en la familia real. ¡Mierda de país! ¿Dónde está la justicia? ¿Alcalá de Guadaira?".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud