Famosos

Taylor Swift desata la locura en la Super Bowl con el beso a su novio tras ganar en el último segundo

  • La final genera según Forbes un negocio de mil millones de dólares
  • La cantante voló de Tokio a Las Vegas con el tiempo justo para ser la fan número uno de Travis Kelce y su equipo
Taylor Swift besa a su novio el jugador de fútbol americano Travis Kelce tras ganar la Super Bowl

Ni los mil millones de dólares que, según Forbes, deja el acontecimiento; ni la actuación en el intermedio de Usher (con la aparición de Alicia Keys), ni el final de infarto han sido tan comentados como la presencia de Taylor Swift en la Super Bowl. La cantante de 34 años se convirtió este domingo, madrugada del lunes en Esaña, en la verdadera protagonista. Mas de alguno recordará con esta escena el beso de Sara Carbonero a Iker Casillas después de que el capitán de la Selección Española ganara el campeonato del mundo en 2010. Lo de Taylor ha sido épico también. Después de llenar tres veces sus conciertos en Tokio, logró volar desde Japón a tiempo para estar en el Allegiant Stadium de Las Vegas y acompañar a su novio, Travis Kelce, de los Chiefs, en un triunfo en el último minuto, no apto para cardíacos.

La artista más famosa del mundo animó como una fan más a su amado, que se dejaba la piel en el campo. Taylor Swift gritó y bailó desde la grada, celebrado cada jugada y lamentado los fallos de su equipo durante toda la final. Ella compitió con el desarrollo del partido como objetivo número uno de los realizadores, que la enfocaron a cada minuto y no dejaron de emitir sus entusiasmadas celebraciones. El partido se alargó por la igualdad de los contendientes. Después de forzar la prórroga, los Kansas City Chiefs puntuaron cuando quedaban solo unos segundos para que el árbitro pitara el final. En ese momento, la emoción de Taylor Swift fue la imagen que se vio no solo en todo el planeta sino en el estadio donde aistía a su primera Super Bowl.

Su familia política, la familia de Kelce, también presente cerca de la cantante en la grada, estallaban en una locura de emociones. La actriz Blake Lively, íntima de Taylor, compartió las alegrías con su amiga. El estadio entero se volvió loco al contemplar en las pantallas, minutos después del pitido final, a Taylor Swift bajando alcampo para fundirse en un largo abrazo con su novio, ganador con los Chiefs, Travis Kelce.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud