Famosos

Toñi Moreno se enfunda en la bandera LGTBIQ+ tras su polémica con la tiktoker: "No quiero que mi hija pase por el mismo calvario que yo"

"No sé que hacía yo intentando tapar el sol con un dedo", dice Toñi Moreno sobre su 'salida del armario', que se hizo oficial en 2018 tras el recordado momento que protagonizó con Laura Pausini en Telecinco. La presentadora de Canal Sur ha publicado este viernes en su cuenta de Instagram su entrevista con Shangay, revista especializada en el colectivo LGTBIQ+, que se realizó antes de la polémica de esta semana y por la que ha perdido perdón tanto en redes sociales como en su programa: "¿Te has metido un filtro? Dime la verdad, es que estás mucho más delgada (...) O son las lentejas con chorizo, que te has metido muchos platos", le comentó Moreno a una tiktoker estadounidense, que mostró en redes sociales su indignación por el comentario desafortunado de la comunicadora.

En esta entrevista, la presentadora habla abiertamente de su orientación sexual y de su proceso hasta sentirse libre: "Ahora, con la niña, que ya va a cumplir cuatro años, estoy como con un compromiso con ella de ser más activista que nunca. Hubo un tiempo en el que no me apetecía nada compartir con nadie mi sexualidad", dice, posando con la bandera del colectivo.

La pequeña Lola nació en enero de 2020 convirtiendo en madre soltera y primeriza a la presentadora, que entonces tenía 46 años: "A mí me ha cambiado la cabeza el nacimiento de mi hija; no quiero que pase por el calvario que yo pasé. Quiero que sea libre desde pequeñita de decidir con naturalidad qué es, cómo se siente, de quién se enamora y que no tenga tantas pajas mentales como tuve yo". Toñi tiene claro cuáles son los valores que le quiere transmitir: "Quiero que se sienta orgullosa de la familia que tiene, del origen de su vida, de por qué está aquí y de cómo es su madre".

Abanderada

Sobre su nueva faceta reivindicativa, Moreno añade: "El Orgullo pasado di el pregón en Chiclana y me sentí muy bien, porque sentía que esa era la herencia que yo le iba a dejar a mi hija. Este próximo, daré el de Torremolinos. Ahora estoy como más relajada, más libre. No sé; con más compromiso con lo que soy".

Respecto a la etapa en la que no hablaba públicamente de su orientación sexual, pone de ejemplo a su gran amiga María del Monte, que salió del armario en 2022 en su histórico pregón del Orgullo de Sevilla: "María del Monte siempre insiste en que los heteros no van diciendo 'Oye, soy hetero'. Pues esto es lo mismo. Nunca he sentido que yo tuviera que compartir eso, que me parece intimísimo".

Sobre este punto, aclara: "Me estoy refiriendo a la etapa en la que me atreví a vivirlo, porque también tuve una en la que ni siquiera me atrevía a hacerlo. Yo estudié en un colegio de monjas hasta los catorce años. Y fueron muchos años en los que no estaba a gusto ni con lo que yo sentía ni con quién me atraía. Fue un proceso bastante largo, no fue una cosa fácil. Por mi educación católica, por todo. Y fíjate, con el tiempo descubrí que estaba más en mi cabeza que en mi entorno".

Así las cosas, desvela cómo compartió su lado más íntimo con su familia: "Cuando yo le cuento a mi padre –que era un hombre de campo, que no había ido al colegio–, a mi madre –que había trabajado como una mula en casas limpiando, cuidando gente– su respuesta fue 'hija mía, eso lo sabemos nosotros y lo que queremos es que seas feliz'. Nunca he sentido rechazo en mi entorno, era más yo: el no aceptarme yo".

También se sincera sobre la primera vez que fue consciente de que le gustaban las mujeres: "La primera vez que me di cuenta de que me gustaba una chica fue con veintisiete o veintiocho años, que ya es bastante… Ahora, con el tiempo, lo pienso: 'Aquella monja que a mí me encantaba ver cada mañana…', señala entre risas.

Madre soltera

Sobre su decisión de ser madre soltera, la ex de María Casado [que en septiembre se convirtió en madre con su ya ex, Martina diRosso] y Rosana también explica: "He tenido varios momentos de querer compartir la maternidad con alguna pareja que he tenido, pero es que las cosas de la vida son por algo. Al final no me quedaba embarazada y luego fue la pareja la que no fue a buen término".

Así las cosas, se atrevió a dar el gran paso de su vida: "Lo que pasa es que en el momento en el que me dije, tengo 45 y voy a intentarlo por última vez, porque se me pasa no el arroz, sino los garbanzos [risas], estoy sola sentimentalmente. Y como estoy sola, lo afronto sola. Si en ese momento hubiese tenido una pareja que me hubiera acompañado en el camino, no habría tenido ningún problema en compartir la maternidad".

¿Abierta al amor?

En esta nueva etapa de su vida, tiene claro que ya no se va a esconder por amor: "Cuando me enamore (ojalá me enamore, porque tengo muchas ganas de enamorarme), pues lo compartiré. Tengo cincuenta tacos y necesito enamorarme". Eso sí, también aclara: "Igual conozco a alguien y digo, 'bueno hasta que veamos que esto se consolida vamos a ser prudentes, pero por las familias de ambas partes'. Pero es que no tengo nada que ocultar".

En resumidas cuentas, la presentadora no está cerrada a nuevas relaciones y lo deja claro: "Tengo muchas ganas de enamorarme, porque creo que el amor es el gran motor de la vida. Y estoy ahora mismo plena, con mi niña. Creo en el amor como fuerza sanadora. Estoy llena en este momento de mi vida, más que nunca. Plena. Con mi niña, con mi trabajo. Estoy feliz. Pero el amor de pareja es necesario. Lo he sentido varias veces y estoy abiertísima a sentirlo otra vez. Pero eso no lo puedes buscar, ni planificar", sentencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud