Famosos

Tamara Falcó despierta la ira de sus vecinos: "Estoy hasta las narices de que deje las cacas de los perros"

Hace apenas tres meses que la marquesa de Griñón e Iñigo Onieva estrenaron su nidito de amor tras darse el "sí, quiero" el pasado 8 de julio en el palacio El Rincón. Se trata de un exclusivo dúplex situado en Puerta de Hierro, muy cerca de la casa de Isabel Preysler, y aunque el matrimonio está encantado con el nuevo hogar, sus vecinos no opinan lo mismo: "Hay una vecina que se queja de que Tamara Falcó no es lo suficientemente pulcra con sus mascotas".

Y es que Tamara Falcó e Iñigo Onieva no están solos en esta nueva casa: les acompañan sus mascotas, Vanilla y Jacinta, golden retriever y perro de aguas, respectivamente. Sus inseparables mascotas pasean a diario pero, según los vecinos, la marquesa de Griñón no cumple con las normas cívicas establecidas: "Estoy hasta las narices de que dejen las cacas de los perros", han dicho en Vamos a ver.

Tirando de hemeroteca encontramos no pocas imágenes de Tamara e Iñigo paseando a sus perros por la calle y en todas ellas llevan las correspondientes bolsitas de plástico negro destinadas a esos menesteres. Pero ya lo dice Lequio: "Una cosa es llevar las bolsas y otras utilizarlas".

Ajenos a la polémica

Ellos, desde luego, no dan importancia al revuelo de sus vecinos. De hecho, hace una semana que apenas pasan por el barrio, porque Tamara e Iñigo han empezado el año en el exclusivo Sha Wellness de Alicante, una clínica de bienestar y alimentación macrobiótica con la que depurarse tras los excesos de las Navidades. Eso sí, gratis, porque la marquesa ha llegado a un acuerdo a cambio de publicidad en redes sociales y se ha ahorrado los casi 12.000 euros que costaría la estancia para dos personas en el centro durante una semana.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud