Famosos

Las consecuencias a las que se enfrenta el torero Juan Ortega por cancelar la boda media hora antes de casarse

Estaba todo listo. La novia con los últimos retoques antes darse el esperado 'sí quiero' y ciertos de invitados flamantes en la puerta de la iglesia. En ese momento, el novio, el torero Juan Ortega, comunicó que cancelaba la boda porque "tenía dudas" de su relación, donde aparentemente estaba felizmente enamorado desde hace diez años. Apenas 24 horas después del fatídico desenlace, salen a la luz las consecuencias a las que se enfrenta el diestro tras dejar plantada a su novia, Carmen, en el altar.

"Carmen está totalmente devastada. No para de llorar. No encuentra consuelo", han manifestado este domingo desde El Español. Asimismo, desde el citado diario han apuntado que el padre de la novia está especialmente decepcionado, ya que quería al torero como un hijo más.

A la boda estaba previsto que asistieran cerca de 500 invitados. Por ello, y según El Español, la familia de la prometida está intentado que el torero corra con todos los gastos del convite, así como del viaje de novios y los adornos florales. Sin embargo, no se espera que Carmen interponga una demanda, ya que pertenece a una familia muy discreta y no quieren cargar con más escándalo.

Así fueron las 24 horas previas al fatal desenlace

La noche de antes, Juan y Carmen reunieron a sus familiares y amigos más intimos en las Bodegas Almocadén, un local situado en pleno centro de Jérez de la Frontera, lugar donde estaba previsto que se celebrara el enlace. La velada estuvo repleta de bailes y risas y se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

Tras cancelar la boda, el diestro regresó a Sevilla en su propio coche. Asimismo, se instaló en la casa que comparte con Carmen en la capital andaluza. La decisión que ha tomado Juan Ortega viene tan solo dos semanas después de una grave cogida, que sufrió en la plaza ecuatoriana de Lacatunga, donde estaba toreando junto a Andrés Roca.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud