Famosos

Silvia Bronchalo estalla tras las últimas informaciones: "No trato de interferir ni entorpecer la defensa de mi hijo Daniel"

La madre del chef español fue la primera en correr a su lado el pasado mes de agosto, cuando por fin se autorizaron las visitas a la cárcel de Koh Samui en la que Daniel Sancho ingresó tras admitir que había matado y descuartizado a Edwin Arrieta. Silvia Bronchalo habló con los medios el 18 de ese mes y después decidió guardar un silencio sepulcral que ha dado pie a todo tipo de especulaciones. Hasta hoy. Este viernes, la ex de Rodolfo Sancho ha emitido un contundente comunicado en el que da su más sentido pésame a la familia del cirujano colombiano.

A través de sus abogados, Bronchalo manifiesta su malestar por las informaciones que se han publicado sobre Daniel y su defensa legal: "Su preocupación se centra única y exclusivamente en su hijo y en buscar su bienestar (...) En modo alguno ha intentado entorpecer o interferir en dicha defensa". Recordemos que Silvia trabaja al margen de su ex, Rodolfo Sancho, que contrató los servicios del abogado Marcos García-Montes y el bufete Balfagón-Chippirrás y cuyos planteamientos no satisfacen a Bronchalo. La madre de Daniel cree que la estrategia de defensa que plantean es muy arriesgada para su hijo y teme que puedan sentenciarle con la máxima pena.

Los abogados de Silvia Bronchalo recuerdan que ella jamás ha hablado con los medios de comunicación (salvo aquel 18 de agosto a las puertas del centro penitenciario donde se encuentra su hijo) y les acusa de distorsionar la realidad: "Existe una clara omisión de verificar la exactitud de las informaciones y ello está afectando a sus derechos y a su honor (...) Instamos a los medios a no volver a emitir ni difundir informaciones sobre Silvia Bronchalo en lo que respecta a su actual relación con Rodolfo Sancho y la defensa de Daniel Sancho", han recogido en TardeAR.

"Intentó violarme"

La Fiscalía ya ha presentado los cargos contra Daniel, a quien le acusan de tres delitos: asesinato premeditado, ocultación de cadáver y destrucción de documentación privada. Él solo admite el segundo. Asegura que la muerte de Edwin Arrieta fue accidental, fruto de un forcejeo cuando él se defendió de un intento de violación.

De lograr demostrar su versión, Daniel se enfrentaría a una sentencia de 8 a 10 años de prisión, pero si finalmente se demuestra que el asesinato fue premeditado, la fiscalía ha pedido para él una pena capital.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud