Famosos

La ex mujer de Conde-Pumpido se enfrenta a él en los tribunales: "Solo quiero que mis hijos estén seguros"

Se llama Ana Rosa Fernández, es fisioterapeuta con clínica propia en Madrid y es la primera y única esposa (por el momento) de Cándido Conde Pumpido. Contrajeron matrimonio en 2014 y se divorciaron seis años después. Todavía tienen pendiente un contencioso penal en el ámbito familiar relacionado con los dos hijos que comparten: "Es importantísimo que mis hijos estén seguros", ha dicho ella.

Estas han sido las primeras y únicas palabras de Ana Rosa tras el escándalo protagonizado por su ex marido, acusado de agredir sexualmente a una mujer brasileña en su casa el pasado viernes. Según YAS, el abogado "lleva meses sin ver a sus hijos" por las diferencias que mantiene con la madre de los pequeños, con la que protagonizó un "divorcio tenso y muy duro". En estos momentos, ella se encuentra "nerviosa y muy preocupada" por la situación.

En 2016, Ana Rosa se convirtió en el mejor apoyo de Conde-Pumpido cuando protagonizó otro de sus escándalos: un informe de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía lo incluyó como presunto colaborador en un fraude fiscal llevado a cabo por más de diez prostíbulos. Él negó las acusaciones: "Niego tajantemente que haya participado en ningún delito; ni blanqueo ni pertenezco a ninguna organización criminal".

Ingreso hospitalario

La situación es muy delicada para Cándido Conde-Pumpido, que ha ingresado este miércoles en el área psiquiátrica de un hospital madrileño. Arrastra problemas de salud mental desde hace años y la denuncia por un supuesto delito de agresión sexual lo ha dejado completamente hundido: "Está pasándolo muy mal, está muy afectado", ha dicho su abogado.

La presunta víctima aseguró en su declaración policial que el hijo del presidente del Tribunal Constitucional llevaba días mezclando medicamentos con drogas: "Cándido estaba incontrolado, irreconocible. A veces me decía que me quedara y otras que me marchara. Hubo un momento que le llamó su madre y le preguntó por qué no había ido al psiquiatra y ahí se descontroló. Él consumía drogas. Mezclaba tusi, con keta y coca".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud