Famosos

El Cordobés pide por contrato a Ana Rosa Quintana no sentarse con Vicky Martín Berrocal en TardeAr

Ana Rosa Quintana tiene a un matrimonio con ella: Alaska y Mario Vaquerizo, tal y como avanzábamos en primicia el pasado 31 de agosto, cuando adelantábamos también el fichaje de Vicky Martín Berrocal. Días después, contábamos que la presentadora de TardeAR había contratado a Manuel Díaz El Cordobés, que se convertía así en compañero de su ex mujer.

Es la primera vez que el diestro se sienta en un plató de televisión para ejercer de contertulio después de decirle que sí a Ana Rosa Quintana para estar dos días a la semana en las tardes de Telecinco.

Lo curioso del fichaje era precisamente que Vicky Martín Berrocal y el padre de su hija Alba coincidieran. Estuvieron casados entre 1997 y 2001. Llevan separados por tanto más de 20 años y se llevan estupendamente, además de compartir el amor por su  hija en común, que ya tiene 23 años. "Ella es una pieza fundamental en nuestra relación", ha dicho Manuel en más de una ocasión. Pero eso no resta morbo por verles sentados en la misma mesa. Otra cosa es lo que le parezca a la actual mujer del torero, la venezolana Virginia Troconis, con quien se casó Manuel en 2004, y que también se lleva bien con la hija del empresario taurino José Luis Martín Berrocal.

Sin embargo, según ha podido saber Informalia esto no será posible, al menos, de momento. El torero de Arganda del Rey ha pedido a la productora del espacio no coincidir en la mesa de actualidad con la Vicky. Incluso nos cuentan que lo ha pedido por contrato. No, no es que haya ningún problema entre ellos, al contrario, la relación del ex matrimonio es extraordinaria, pero al torero no le parece bien por su esposa, Virginia Troconis, a la que, por cierto, también la han tentado para ejercer de contertulia, aunque en otra cadena. De momento, nos dicen que no lo ha cerrado.

El cordobés y Virginia se juraron amor eterno el año 2004, fue en Venezuela, país natal de ella. La influencer estaba embarazada de su primer hijo, que vino al mundo en julio de aquel año. El pequeño Manuel fue la alegría del torero que soñaba con un varón para enseñarle a torear. Ahora, a sus 19 años, el joven, adora el mundo taurino, pero no piensa seguir los pasos de su padre. "Él respeta mucho mi profesión, de hecho en alguna ocasión ha toreado en el campo con sus amigos en algún cumpleaños. Pero tiene claro que no se va a dedicar al toreo", dijo Manuel hace unos meses. Tras acabar el bachillerato en Sevilla, donde la familia ha vivido hasta ahora, Manu, como le llaman sus allegados, está ya estudiando Arquitectura en Madrid. Es precisamente en la capital donde ha decidido instalarse la familia, aunque lógicamente irán mucho a la finca que tienen a las afueras de la capital hispalense.

La pequeña del clan se llama Triana y apenas tiene 16 años. Es un clon de su madre, guapísima, y con mucho estilo. Estudia Bachillerato y tampoco piensa seguir los pasos de su padre. Se lleva estupendamente con su hermana mayor, Alba, con la que comparte aficiones y su gusto por la moda.

Este año ha sido redondo para El Cordobés porque, además de tener una bonita familia, se retira de los toros y, por fin, puede disfrutar de su padre, Manuel Benítez, El Cordobés, que durante años es negó a reconocerle y a conocerle. Desde hace unos meses, eso cambió y ahora pueden disfrutar padre e hijo: "Es un ser maravilloso", ha dicho Díaz de el legendario torero de Palma del Río, que cumplió 87 años en mayo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud