Famosos

María Jiménez "esperó a que llegara su hijo" para morir: el relato de su hermana

La artista sevillana falleció el pasado 7 de septiembre a los 73 años víctima de un cáncer de pulmón que había mantenido en secreto. Los homenajes por parte de amigos y familiares se suceden y este lunes ha sido su hermana Isabel la que ha querido recordarla y desvelar algunos detalles inéditos sobre su último día de vida: "Murió 10 minutos después de que llegara su hijo al hospital. Esperó a Alejandro para morirse".

Isabel ha visitado a Sonsoles Ónega en Antena 3: "Ella sabía lo enferma que estaba, ha estado a punto de irse varias veces. No quería morirse, pero las fuerzas le flaquearon al final", ha dicho. Y es que María había superado ya un cáncer de mama y otro de garganta. "María era brava, era fuerte y nunca lloraba. Fue consciente de todo pero nunca se quejó", ha contado. La acompañó durante toda su vida y fue su principal apoyo, especialmente en las últimas semanas: "Sabíamos que se iba y yo pasé todo el tiempo con ella. Me pude despedir de ella".

El golpe más fuerte fue la muerte de su hija Rocío, de 17 años, en un accidente de tráfico: "La hundió, jamás se repuso de eso. Le costó más de dos años levantar un poco la cabeza. Se vino a Sevilla conmigo y con el niño. Se refugiaba en Alejandro, que era chico, y en sus amigos, que tenía muchos", ha contado Isabel. "Ella no hablaba de la niña y me pedía a mí que le pusiera flores, ella no podía".

Aquella tragedia la unió de nuevo a Pepe Sancho, del que ya estaba separada: "Maldita la hora que se cruzó con Pepe. Me da pena que aguantara lo que aguantó. El mismo día de la boda le dio la primera guantada. No se separaba porque quería darle una familia a su hijo, no quería 'quitarle' el padre a su hijo pero aquello era un sinvivir". Y ha desvelado: "A mí me amenazó por teléfono: me dijo que iba a venir a mi casa a pegarme dos tiros. Si eso lo hace hoy, se va a la cárcel. Era violento y le gustaba machacarte psicológicamente. Ella aguantaba porque estaba muy enamorada y él le lloraba lo más grande para que lo perdonara".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.