Famosos

Entramos en la boda de Kiko Hernández y Fran Antón, que ya piensan en ampliar la familia en 2024

A sus 47 años, Kiko Hernández ha abandonado la soltería después de contraer matrimonio civil con su prometido, el actor y productor Fran Antón, cinco años más joven que el ex gran hermano. Este sábado, Fadela Mohatar, Consejera de Cultura de Melilla, es la encargada de oficiar la ceremonia en el salón dorado del ayuntamiento de la Ciudad Autónoma, un rincón muy bonito cerca de donde nació el amor entre ambos. La  localidad ha acogido a los seres queridos de los contrayentes y a unos 350 invitados entre los que se encuentran rostros muy conocidos, aunque también ha habido marcadas ausencias, como las de Belén Esteban o María Patiño.

Tampoco están Carmen Borrego, Terelu Campos, Gema López, David Valldeperas o Jorge Javier Vázquez. Sí ha asistido Kiko Matamoros, aunque ha ido sin su mujer, la modelo Marta López Álamo que está trabajando en Milán (Italia). El hermano gemelo de Coto Matamoros ha posado junto a Miguel Temprano y Diego Arrabal, dos de los paparazzi desplazados al norte de África para tratar de sacar tajada de la boda. "Que venga quien tenga que venir", ha dicho Kiko. Fran Antón ha comentado que tiene "muchas ganas de fiesta y de celebrarlo. No estamos nerviosos, estamos felices", decía.

La que fuera primera y única novia del novio, Patricia Ledesma, no ha querido perderse el acontecimiento. Recordemos que el contrayente y la sevillana mantuvieron relaciones sexuales en la casa de Guadalix hace 21 años, exhibiendo el primer edredoning y la primera hora sin cámaras del reality que acaba de recuperar Mediaset en su formato VIP.  La andaluza ha acudido acompañada de su marido, Roberto Zapata.

Algunos medios cifran en 300 invitados los asistentes, aunque otras fuentes elevan hasta 400 la cantidad de asistentes que se han dado cita para ser testigos del juramento de amor eterno entre Kiko y Fran.  serán testigos de como Kiko y Fran sellan su amor. La madre del ex gran hermano, sus dos hijas y su hermana estaban en primera fila mientras se Kiko se convertía en el marido de Fran Antón.

"Estoy muy bien, muy nervioso, muy ilusionado. Por fin ha llegado el día y no me lo puedo creer. Fran y yo no vamos a dormir juntos porque nos gusta respetar la tradición. Hay exclusiva, saldrá el lunes, por eso vamos a quitar el móvil a todo el mundo, al que le guste bien, y al que no es lo que hay. No os puedo contar de qué color voy vestido, pero sí que os cuento que voy a llevar dos estilismos", nos decía Kiko Hernández poco antes de su boda.

Las dos hijas de Kiko Hernández

Kiko y Fran tienen la intención de ampliar la familia el año que viene, según se ha comentado en Melilla. Pero hasta que eso ocurra, las dos niñas, con permiso de los novios, son las otras protagonistas de la celebración, ya que han tenido un papel importante. "Me pongo a llorar de lo bonito que es lo que hemos organizado para ellas", decía Kiko antes de revelar que llevarán los apellidos del actor con el que se acaba de casar. "Sí. Son mis hijas y las suyas, se quieren. Primero le llamaron 'papá dos', y yo les dije: 'No, papá dos no, papá", contaba en Lecturas hace semanas.

Kiko recordaba el día en el que se conocieron. "Fue la vez que nos hicimos las fotos del beso en el teatro. Dije a una persona 'ponte en medio', porque la niña tendría cuatro años y medio y no lo iba a entender. Ahí conoció a una de ellas. Más adelante, vinimos aquí a casa a hacer el último ensayo de 'Distinto'. Fran estaba todo el rato con las niñas. Es muy niñero. Cada vez que terminábamos una actuación venía. Hay un momento en el que le llaman papá sin saber nada", relató en su día.

Las hijas mellizas de Kiko, Abril y Jimena, nacieron en California en enero de 2017 por gestación subrogada. El parto fue prematuro, lo que ocasionó algún problema de salud en las pequeñas, especialmente en una de ellas, y mucha preocupación en su padre. Tras el nacimiento de las niñas, que ahora tienen seis años, Kiko se cambió de vivienda, en Madrid. Dejó la que tenía de cuatro plantas y adquirió una mayor y más preparada para criar a sus hijas en soledad.

El angustioso percance de Lydia Lozano y Pilar Vidal en la boda

Lydia Lozano y Pilar Vidal, compañeras de Kiko en Sálvame, también están en Melilla. Las periodistas no han querido perderse el 'sí, quiero' y han ido compartiendo en redes sociales los detalles de un viaje que ha comenzado de forma accidentada. Ambas se han grabado cuando han quedado atrapadas en un ascensor. "Recién llegadas al bodorrio y encerradas en el ascensor", ha escrito Pilar.. "Se ha apagado todo en el ascensor y estamos aquí...", dice Lydia en el vídeo. "¡Estamos encerradas!", se oye decir a Pilar mientras graba a su compañera mientras pulsan el botón de alarma para pedir ayuda. "Estoy sin palabras, ¡quiero salir!", gritaba Lozano muerta de risa".

Todo quedó en un susto y ambas pudieron disfrutar de una preboda en forma de cena en la que Lydia se animó a bailar el mítico chuminero ante las miradas y aplausos del público. "Baile para la digestión", reza el comentario de Pilar sobre el vídeo del divertido momento en que la periodista se arranca a bailar. Tras sellar su amor, todos se han trasladado al hotel Meliá Puerto para celebrar la fiesta en la que, además de los que ya hemos citado, están Laura Fa, Chelo García Cortés, Marta López o Josep Ferré.

La historia de amor de Kiko Hernández y Fran Antón

Aunque algunas fuentes aseguran que ya se habían visto antes, la oficialidad dice que Kiko y su marido se conocieron durante los ensayos de la obra de teatro Distinto. "Al principio era un compañero normal, no sentía nada cuando le veía", declaró en día Kiko. Después, "una persona empezó a putearnos a los dos", lo que provocó que ambos se unieran "cada día más, cada día una relación más íntima", aseguró el ex gran hermano. Para Kiko ésta es "la historia de amor más bonita" que ha vivido en su vida (no le conocemos muchas más) yfue él quien se lanzó tras salir un día del teatro: "Cuando salimos de allí, nos agarramos la mano, nos cogimos un taxi y decidimos que queríamos estar juntos, yo fui el que dio el primer paso, le besé, él flipó", admitió Kiko.

Fue  Sálvame, el pasado 13 de junio, cuando por fin Hernández admitió la relación: "Nuestras citas eran muy divertidas porque eran algo clandestinas, hasta que empezaron a salir fotos nuestras por todas partes", dijo. "He encontrado al hombre de mi vida, al mejor padre que me puede ayudar en este camino que tengo con mis hijas y a la persona que más quiero en este mundo". Nada más comenzar sus vacaciones en agosto compartió, de manera sorprendente, la primera foto de sus mellizas con Fran Antón.

La emoción de su abuelo de 93 años, el menú y el recuerdo a Mila Ximénez

Los discursos de distintos amigos durante la celebración se han sucedido. Marta López, a petición de Kiko, ha sido una de las que se han dirigido a los asistentes, aunque lo tenía previsto ni preparado. Una persona muy importante ha sido el abuelo de Hernández, de 93 años, que también ha compartido unas palabras emocionado por el gran día de su nieto. "Mi mejor regalo este cumpleaños es tenerte conmigo Nació en 1930 y es mi abuelo, mi compañero de batallas, mi confidente, mi amigo. Gracias, Espi, por tantos años de amistad y por dejar que te cuide y te quiera tanto. Ojalá la vida nos regale 20 años más juntos", dijo Kiko el pasado 20 de agosto.

"Ha sido una boda muy emotiva, ha salido a hablar mucha gente de la familia", ha asegurado Kike Calleja, otros de los invitados. "Ha sido muy emocionante. Tras el discurso, Kiko y Fran se han fundido en un abrazo con el abuelo", nos cuenta el ex de Terelu Campos.

Los novios han regalado un abanico y una vela que tenía un mensaje y un guiño muy especial para dos mujeres que no están este sábado en Melilla: Begoña, su amiga y dueña del bingo Las Vegas; y Mila Ximénez, muy presente en el enlace.

El cóctel previo al convite ha sido "estupendo"

Se ha filtrado que una de los paltos del menú es un "milhoja de foie, pescado y carne". La decoración de la boda simula una obra de teatro, según cuenta Lara Dibildos, invitada a la boda: "Las mesas y las sillas son de teatro, y cada mesa tiene el nombre de una función teatral conocida. Además, han dispuesto guirnaldas y hay un escenario para cantar", comenta la hija de Laura Valenzuela.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud