Famosos

"¿Qué madre no cumpliría el último deseo de su hijo?": el grito con trampa de Ana Obregón

Esta semana, Ana Obregón ha intensificado su presencia mediática notablemente. Este jueves visitaba a cambio de un suculento cheque el programa del ex futbolista Joaquín, que comienza esta temporada en Antena 3, enfrentándose al estreno de Gran Hermano Vip en Telecinco, con la ex de Alessandro Lequio como 'Obregonazo' para competir desde Atresmedia con el reality presentado por Marta Flich.

Pero es que la madre del fallecido Aless Lequio, el día anterior, compitió consigo misma participando a la vez en programas grabados de La 1 y en Telecinco, en ambos casos cobrando un suculento caché a cambio de su presencia. En el primer canal de la cadena pública intervino ocupando una silla en el debate que siguió al homenaje que Lazos de Sangre dedicó a Julio Iglesias. El cantante español más internacional cumple 80 años el próximo 23 de septiembre y TVE dedicará una segunda entrega la próxima semana. En Telecinco fue la primera invitada del nuevo espacio presentado por Carlos Sobera, producido por la Globomedia / Mediapro de Jaume Roures para Mediaset y titulado El Musical de tu vida. En este espacio, que combina pequeños musicales basados en la vida de la invitada y entrevista, Ana Obregón reiteró una vez más el relato que justifica la polémica decisión de tener una hija a los 68 años, por vientre de alquiler y supuestamente utilizando el semen de su hijo, fallecido hace casi tres años y medio, para fecundar el óvulo depositado en el útero de la madre que lo trajo al mundo cobrando, o sea, por gestación subrogada. Ni en La 1 ni en Telecinco consiguió liderar. Ambas opciones quedaron por debajo de la propuesta de Antena 3, que lideró con The Floor.

Fue en la entrevista con Carlos Sobera donde afloraron lágrimas del presentador cuando de nuevo Ana Obregón habló de su hijo, fallecido tras perder una larga y titánica batalla contra el cáncer cuando tenía solo 27 años, una tragedia que por supuesto marcará para siempre la vida de sus padres. Fue en este contexto donde, una vez más, la presentadora y actriz volvió a lanzar una pregunta que ha repetido incansablemente desde que el pasado mes de marzo España fue arrasada por la DANA informativa que inundó televisiones, radios, portadas de revistas, digitales y que se convirtió en el gran debate nacional mientras Obregón hacía caja exhibiendo a su hija y vendiendo el libro de las Musañas, en el que su hijo Aless escribe algunas páginas.

"¿Qué madre no cumpliría el último deseo de su hijo?", lanzó de nuevo la ex novia de Alessandro Lequio para justificar, una vez más, su decisión de volver a ser madre y supuestamente abuela al mismo tiempo. Horas después de esta lucrativa exhibición de victimismo, fuentes del entorno de Aless Lequio, que estuvieron junto a él y su madre en sus últimos meses, niegan la mayor. "Ana basa su justificación en una gran mentira", nos dicen sin reservas. "Aless nunca pidió ser padre después de muerto. Ese supuesto deseo está en la cabeza de ella y nada más", añaden. "No existe ningún documento que sostenga el relato de Ana y el padre de Aless, Alessandro Lequio, y la que fuera novia del hijo de la actriz lo saben", explican.

Lo cierto es que debemos hacer un acto de fe para confiar en las palabras de Obregón: se la puede creer o no pero es lo que diga ella. No ha aportado ninguna prueba de que así ocurriera. Es más, quienes conocieron al joven manifiestan una profunda extrañeza: "Él no era así", resumen. Pero hay más. Ni Carolina Monje ni Lequio han querido corroborar el relato de Ana Obregón en público y, aunque tampoco la han desmentido, tanto los entornos del aristócrata como el de la ex de Aless coinciden en que el hijo de Ana Obregón quiso preservar su esperma solo con el objeto de ser padre si sobrevivía, por si hubiera podido vencer al cáncer pero los duros tratamientos a los que iba a ser sometido le hubieran dejado estéril.

"La explicación de por qué Ana Obregón ha querido ser madre no tiene nada que ver con un deseo de Aless, que jamás dijo tal cosa, sino con el deseo de ella misma de apaciguar el dolor y el desgarro indescriptible de una madre que pierde a lo que más quiere, a su único hijo, y sustituir a ese hijo por un pedazo de él, o sea, una hija que lleve sus genes", rematan.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud