Famosos

Los titulares que ha dejado Ana Obregón en su vuelta a televisión: "Anita huele a Aless"

Ha sido la protagonista absoluta del 'prime-time' del miércoles en la televisión española, y no solo porque ha hecho doblete participando en Lazos de Sangre (TVE) y El Musical (Telecinco) sino porque cuando pensábamos que ya lo sabíamos todo de Ana Obregón, ella nos sorprende con nuevos detalles inéditos de su vida y su carrera.

"Tuve un tumor en el estómago"

De eso va el nuevo programa de Carlos Sobera, un recorrido por la vida de un personaje famoso en formato musical. Ana Obregón se ha convertido en una flamante madrina vestida, por primera vez en televisión desde que murió su hijo Aless, con un favorecedor vestido de estampado floral (hasta que nació su nieta, solo utilizaba el blanco o el negro). Comenzaba su repaso emocionada al recordar a sus padres, fallecidos en 2021 (Ana) y 2022 (Antonio): "Eran madraza y padrazo. Ella era más blandita, mi padre era más rígido. Había empezado a trabajar con 11 años, limpiando letrinas en la postguerra, y quería que supiéramos lo que era ganarse el pan". Con cinco hermanos, la casa era una fiesta: "Siempre estaba llena de gente, de amigos. Hemos estado muy unidos y seguimos estándolo".

Pero Ana conoció pronto el lado menos amable de la vida: "Siendo niña tuve un tumor benigno en el estómago, me quitaron 13 o 15 centímetros, pero salió todo fenomenal. Me quedé muy delgada y no me gustaba en el colegio, entonces empecé a idear un mundo ideal", ha contado. "Ahí comenzaron a llamarme Anita la fantástica".

"Hacía eyacular a las ranas"

Después, llegó la universidad: "Yo quería estudiar Biología para investigar el cáncer. Era muy estudiosa, delegada de mi clase... En el laboratorio siempre me llamaban y tenía que salir para hacer eyacular a las ranas, para luego hacer in vitros y demás". Sobera preguntaba flipado: "¿Y eso cómo se hace?". Entre risas, Ana explicaba: "Pues le das así un poquito en el estómago y ya...".

"Me operé el pecho por Bo Derek"

En esta época, Ana conoció a Miguel Bosé en una fiesta ("Él me quitó todos los complejos que tenía por mi delgadez") y tuvo sus primeros coqueteos con el mundo de la interpretación. "Me cogieron para hacer una película, pero mi padre no me dejó. Me dijo que terminara mi carrera". El mejor aliado en esos primeros momentos en el mundo de la interpretación fue Julio Iglesias: "Era muy amigo de mis padres. De hecho, fueron a su boda con Isabel. Es muy amigo mío y lo quiero muchísimo". La acogió en su casa de Miami, donde hizo sus primeros casting: "Él me consolaba y me decía 'Tranquila, lo conseguirás".

Y lo consiguió. Junto a Bo Derek en Bolero: "Era la mujer 10, una preciosidad. Ahí fue cuando decidí operarme el pecho, porque yo no tenía tetas". Poco después, surgió el famoso posado veraniego de Obregón: "Cuando nació mi hijo, tenía un añito y yo quería verlo jugar y disfrutar en el mar, pero había muchos paparazzi, el niño se asustó, lloraba... Así que me lo llevé y bajé a hablar con los fotógrafos: yo posaba gratis para ellos y me dejaban en paz. Lo respetaron dos años", ha contado. "Pero bueno, me parece bonito que mi posado haya quedado como símbolo de que empieza el verano".

"Anita huele a mi hijo Aless"

La visita de su gran amigo Ra ha sido uno de los momentos más emocionantes. Aguantando las lágrimas, Ana ha contado: "Llevaba sin verlo desde que me fui a Miami. No quería que nadie se enterara de lo que iba a hacer y dije a familia y amigos que me iba a Punta Cana a pasar el duelo por mis padres. Cuando Anita tenía dos días de vida, me llama la prensa para decirme que la noticia va a salir y entonces tuve que llamarlos a todos para contárselo yo antes. Hice una videollamada con mis hermanos, con Ra, con Susana (Uribarri) y les dije 'Mirad, os presento a la hija de Aless". La actriz ha pasado de puntillas por las críticas y el revuelo que generó su decisión de ser 'madre' a los 68 años mediante la gestación subrogada con semen de su hijo muerto: "En España causó conmoción pero ni me enteré ni me importa. Lo que hago con mi vida es problema mío".

Ana se enfrentó hace tres años a la peor pesadilla de una madre: la muerte de su hijo. "Llevé a Aless al hospital porque llevaba días sintiéndose malito. Creíamos que era una gastroenteritis pero después de las pruebas me dijeron que tenía un tumor de diez centímetros". Y continúa: "Mi hijo me lo puso muy fácil. Luchó con tanta valentía, tanto coraje y sentido del humor que me ha llevado en volandas. Yo le pedía que se quejara, pero nunca lo hizo". 

Ana se ha roto por completo ante un vídeo que repasaba los momentos más felices en la infancia de su hijo. Sobera tampoco ha podido contener las lágrimas: "Este programa voy a dejar de hacerlo", ha dicho él. "Lo que me ha ocurrido a mí es una tragedia que no le deseo a nadie, pero a pesar de todo lo malo, la vida merece la pena. Mi hijo decía 'Colecciona momentos, no cosas'. Veintisiete años no es nada, tenía derecho a vivir más. Él lo fue todo, mi amigo, mi protector, era el hombre de la casa". 

Ahora, le queda su legado, su hija Anita: "Dos semanas antes de fallecer, mi hijo me pidió una hoja y un papel. Me dijo 'Mamá, no sé si esta quimio va a funcionar, si me voy, quiero dejar un hijo en esta Tierra. Fue su último deseo, ¿y qué tipo de madre no cumple la última voluntad de su hijo? Anita huele a Aless, he vuelto a vivir otra vez. La vida ahora tiene un significado", ha dicho entre lágrimas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud