Famosos

Muere la cantante, bailaora y actriz María Jiménez a los 73 años

La artista sevillana María Jiménez ha fallecido este jueves a los 73 años en la ciudad que la vio nacer, según ha informado su familia en un comunicado. En los últimos años, su salud era muy delicada, con varios ingresos y sustos. La personalísima y fabulosa cantante tenía un estilo único, irrepetible. Su gran amor fue Pepe Sancho, que la quiso, la engañó y la maltrató, como ella denunciaba. Su gran desgracia fue perder a su hija Rocío con solo 17 años, una tragedia que la unió con el actor por un tiempo. La capilla ardiente de la artista se va a instalar en el Ayuntamiento de Sevilla, en el Salón Apeadero, según fuentes municipales. Además, el consistorio estudia que sus restos mortales sean trasladados al velatorio en un coche de caballos, cumpliendo así un deseo de la querida sevillana.

"Con profunda tristeza y dolor en nuestros corazones, despedimos hoy a María Jiménez, mujer amada y respetada por su compromiso inquebrantable con su familia, amigos, y admiradores. Un espíritu indomable, una personalidad arrolladora, una mujer fuerte y valiente que luchó contra todas las adversidades más allá de lo imaginable", ha señalado su hijo, Alejandro Jiménez, en un comunicado enviado a Europa Press.

Con casi cincuenta años de carrera musical, la cantante, bailora y actriz publicó 18 álbumes, además de actuar en películas y series de televisión. Entre sus reconocimientos fue galardonada en el año 2022 con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, otorgada por el Ministerio de Cultura, y también la Medalla de la Ciudad de Sevilla y la Insignia de Oro de Chiclana.

En 1976 publicó su primer disco que incluía rumbas, tangos, bulerías, boleros, rancheras y baladas de Silvio Rodríguez, Lolita de la Colina y Amancio Prada. En 1978 lanzó 'Se acabó', cuyo primer sencillo se convirtió en un éxito en España y México, gracias a la letra desenfadada sobre una mujer harta de una situación de maltrato.

Durante los años ochenta siguió grabando y lanzando álbumes. En 2001 colaboró en la canción 'La lista de la compra' con el grupo La cabra mecánica que consiguió llegar a lo más alto de las listas de Los 40 Principales. En 2022 publicó el disco 'Donde más duele (Canta por Sabina)' que versiona las canciones de Joaquín Sabina.

Desde hacía unos cuatro años, la existencia de María Jiménez transcurría en una silla de ruedas. Sin embargo, su actitud, era positiva y seguía cantando, riendo y tratando de disfrutar a pesar de las terribles desgracias que padeció en su vida. No se consideraba una estrella, aunque lo era, y recordaba su origen humilde cuando hablaba para los medios.

En 2013, año en que falleció el padre de su hijo, María Jiménez sufrió cáncer de mama, que afortunadamente venció. Pero cinco años después se temió por su vida a causa de una obstrucción intestinal por culpa de la cual estuvo ingresada en varias ocasiones. Superó el problema pero salió tocada y con problemas de movilidad.

Su delicada salud la permitió en los últimos tiempos no obstante cantar en algunas ocasiones; como hizo para promocionar el disco que publicó hace solo tres años, en 2020, en plena pandemia, titulado precisamente La vida a mi manera. 

Víctima de maltrato, creó una Fundación contra la violencia de genero

Además de su música, porque nunca dejó de disfrutar con el cante y el baile mientras pudo moverse, en los últimos meses estuvo ocupada en la Fundación que lleva su nombre, y que creó para ayudar a las mujeres víctimas de violencia género. La propia María Jiménez fue víctima de malos tratos cuando estuvo casada. El hijo que tuvo con Pepe Sancho, encargado también de comunicar su fallecimiento, es el presidente de la entidad.

Al margen de su complicado matrimonio con el actor fallecido hace diez años, a María Jiménez no se le conocieron apenas otros amores, excepto el que tuvo con un ganadero sevillano, hijo de una adinerada familia, en la que destacaba un buen rejoneador, padre de su hija Rocío, que fue como la bautizó María Jiménez. No quiso reconocer a la niña ni pasarle ningún dinero a la madre.

A finales de los años 70, María Jiménez ya era muy conocida y empezó a congeniar con Pepe Sancho, también muy popular gracias a su papel en Curro Jiménez, junto a Sancho Gracia, donde interpretó a El Estudiante. 

María Jiménez y Pepe Sancho se enamoraron perdidamente y se casaron al año siguiente en la sevillana iglesia de Santa Ana. Desde entonces, la cantante y el intérprete se convirtieron en habituales de las revistas del corazón. Pero su relación no fue sencilla.

La muerte de una hija

Ya estaba casada con Pepe Sancho cuando María Jiménez sufrió el peor desgarro de su vida de desdichas: la muerte en accidente de carretera de su hija Rocío, el 16 de enero de 1985. La joven tanía sólo diecisiete años. La tragedia unió durante un tiempo a María y a Pepe.

María aguantó muchas y constantes infidelidades del actor. Pero ella siempre declaró su amor hacia él, incluso cuando le acusó de maltratarla y pegarla. "Me daba una paliza y al rato me pedía de rodillas que nos casáramos otra vez", contaba ella. Más de una vez, María pilló a Pepe Sancho con las manos en la masa.

Como cuando llegó una tarde a casa y se lo encontró en la cama del matrimonio con otra mujer a la que ella conocía. Lo echó de casa y poco después empezó las gestiones para divorciarse. Llegaron a un acuerdo económico, repartiéndose algunas propiedades. El hijo que habían tenido se quedó con la madre, pero no rompió con su padre.

Años después de separarse ante la insostenible situación, volvieron efectivamente a casarse en San José de Costa Rica, donde él rodaba en aquel tiempo una película de Carlos Saura, El Dorado. 

Pero las bofetadas, las infidelidades, los celos, y los malos tratos por parte de Pepe Sancho volvieron; y se separaron de nuevo. Hicieron un paripé años después, escenificando una nueva boda en Nepal, básicamente para cobrar una vez más la exclusiva de la revista Diez Minutos, donde su íntimo amigo y confidente, el inolvidable y grandísimo periodista Agustín Trialasos, fallecido hace siete años, que los presentó, siempre trató muy bien al actor y la cantaora. Cuando Pepe Sancho murió en 2013, María no acudió a su entierro en Manises, pero sí Alejandro Sancho Jiménez.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud