Famosos

El calculado postureo de Luis Rubiales: del 'montaje' en el hospital al 'humilde' comunicado desde una villa de lujo

El protagonista del mayor escándalo del fútbol español ha pasado unos días refugiado en una villa de lujo a las afueras de Motril esperando que pasara el temporal y calculando sus pasos para blanquear su denostada imagen. El primero fue una fotografía desde el hospital en el que ingresó su madre tras la huelga de hambre y en la que aparecía sonriente junto a varios sanitarios, dando a entender que aún contaba con el apoyo de sus vecinos.

La imagen en cuestión fue una puesta en escena calculada por el propio Rubiales, que pidió a dichos profesionales (dos de ellos familiares) que posaran junto a él. Posteriormente, él mismo la compartió a través de varios grupos WhatsApp a sabiendas de que los destinatarios la harían llegar a la prensa. Mataba dos pájaros de un tiro: callar a los que decían que se había quedado solo tras el escándalo y a los que lo acusaban de no atender a su madre, atrincherada en una iglesia y en huelga de hambre. Buen hijo, buen vecino.

El último ha llegado este viernes. Un comunicado de prensa tras la resolución del TAD, que califica los hechos acaecidos como "graves". En él, Rubiales pide "perdón con humildad" y acusa al Gobierno (con su amigo Pedro Sánchez a la cabeza) de "linchamiento público". Insiste: no hubo "agresión" y el beso fue "consentido por ambas partes".

El último comunicado, al completo

El pasado día 20 de agosto cometí algunos errores evidentes, de los que me arrepiento sinceramente, de corazón. Es verdad que por tales errores he pedido perdón porque era justo; y ahora lo vuelvo a hacer con humildad. Lo hago convencido y con el propósito de mejorar. He aprendido que por grande que sea la alegría y profunda que sea la emoción, incluso cuando se GANA UN MUNDIAL, a los dirigentes deportivos se nos debe exigir un comportamiento ejemplar, y el mío no lo fue.

Por tanto reitero, una vez más, mis disculpas por ello a las futbolistas, federación y demás estamentos del fútbol de manera clara, rotunda y sin paliativos. También a los aficionados al fútbol y a todos los que se hayan podido ofender por mis actos. También di las explicaciones correspondientes, contando la verdad de lo ocurrido. Es mi única version, la que he mantenido desde el primer momento y sigo defendiendo y no voy a modificar. La espontaneidad y felicidad del histórico momento, nos llevó a realizar un acto mutuo y consentido, producto del gran entusiasmo. En ningún momento hubo agresión alguna, es más, tan siquiera hubo la más mínima incomodidad, sino un júbilo desbordante en ambos. Repito: con consentimiento de ambas partes, tanto en los cariñosos abrazos, como en el pico y posterior despedida llena de afectuosos gestos mutuos, que se produjeron en la tarima de entrega de las Medallas.

Se han aportado y se seguirán aportando las pruebas, peritajes, documentación, videos, etc...pertinentes que acreditan la realidad de lo ocurrido. Las pruebas no son opiniones, son hechos claros.

Desde un primer momento, la RFEF, por medio de su departamento de INTEGRIDAD, llevó a cabo las diligencias pertinentes. Fui llamado y colaboré para que se esclarecieran los hechos. Soy el mayor interesado. Seguiré colaborando en todos los ámbitos para que se llegue hasta el final en todo esto. En este sentido, también he acudido al procedimiento abierto por FIFA para defender mi postura. Y seguiré en todos aquellos otros, en los que pueda demostrar mi honorabilidad.

Me preocupa especialmente que, algunos de quienes deben proclamar y contribuir a garantizar la separación de poderes en nuestro país, se empeñen en tomar parte y presionar en mi contra, en lugar de dejar que la justicia actúe con todas las garantías, manteniéndose al margen. Durante todo este periodo he sufrido un linchamiento político y mediático sin precedentes del que me he mantenido totalmente al margen. No solo a nivel nacional sino mundial.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud