Famosos

Un forense español tira por tierra el documental sobre Mario Biondo: omisión de informes y manipulación a favor de Sánchez Silva

Se llama Lluís Duque, es un criminalista forense muy reputado en España y se ha colocado en la línea de fuego en plena polémica por el confuso documental sobre la muerte de Mario Biondo, marido de Raquel Sánchez Silva. Su teoría se suma a la de los que apuntan que el material de Netflix es un intento por limpiar el nombre de la presentadora, la misma que la familia italiana puso en el disparadero cuando la policía española cerró el caso alegando un suicidio.

Duque ha concedido este martes una extensa entrevista en el canal de Youtube 'Entrevistas con Axel' y en ella aborda diferentes puntos recogidos en el mencionado documental. Por ejemplo, que Mario Biondo no era consumidor habitual de cocaína, como se afirma: "No, rotundamente. La sustancia va a la sangre y después a la orina. En criminalística, el análisis de cabello es vital, porque nos da el tiempo de consumo también. El volumen que había en el caso de Mario era insignificante, según los informes".

Duque recuerda también los errores que cometió el doctor Paolo Procaccianti en su informe de autopsia (y por los que fue procesado en Italia) y afirma tajante: "Yo no soy un descerebrado que va diciendo cosas por ahí. Yo he mostrado las fotografías del cuerpo de Mario Biondo a muchos colegas y no tienen ninguna duda: el surco continuo que hay en la parte posterior del cuello de Mario Biondo es un surco de estrangulación. Es un surco compresivo donde ha quedado comprimida la grasa subcutánea como consecuencia de la fuerza que se ha ejercido sobre la piel. Es una ahorcadura a mano y le entrelazan el cable, porque tiene tres marcas en un lado. La productora, como mucha otra gente, tiene esas fotografías, pero no las han emitido".

El experto insiste: "Esas marcas son incompatibles con la pashmina por la propia naturaleza del tejido de la pashmina. Hay que tener presente, y sería otro de los indicios, que la marca de compresión del cuello está por debajo del hueso hioides cuando en los ahorcados, estén suspendidos o tocando el suelo y sea cual sea el útil empleado (cable, pashmina...), está por encima del hueso hioides. En el caso de Mario estaba por debajo o justo en la compresión de la nuez. Esto es incompatible con un ahorcamiento. Aquí nadie le levantó el pelo para observar el surco continuo en la parte posterior del cuello, algo clave en la investigación italiana".

En esta misma línea, el ex Mosso d'Esquadra y criminólogo Oscar Tarruella, que siempre ha defendido la teoría del asesinato de Mario Biondo, ha publicado unas imágenes en las que explica cómo se produjo la marca que Biondo presentaba en su cuello, la misma que la policía española atribuyó a una pashmina.

En el mismo hilo, Tarruella desmiente que existiera un seguro de vida que la familia Biondo pudiera cobrar, algo que se ha publicado, y también que jamás se solicitaron las imágenes de las cámaras de seguridad que demostrarían que Mario Biondo acudió a un cajero para sacar dinero: "Nunca se solicitaron. Tampoco las del trayecto que menciona la docuserie".

Tampoco recoge el documental, en el que ha participado activamente el ex representante de Raquel Sánchez Silva, la declaración de la vecina del inmueble en el que murió Mario Biondo, que afirmó en sede judicial haber escuchado gemidos de índole sexual hacia la medianoche. Una información que desmentiría otra de las teorías policiales y defendidas en Las últimas horas de Mario Biondo: que nadie visitó al cámara italiano en su domicilio aquella noche.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud