Famosos

La noche que Santiago Pedraz tuvo que dormir en el suelo: la verdad de aquella ruptura con Esther Doña, un año después

Se acerca el 12 de agosto. Ha pasado un año desde que se produjo la rocambolesca ruptura entre el juez Santiago Pedraz y Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, marqués de Griñón.

Una noticia sorprendente, ya que la revista Hola acababa de anunciar en su portada, el compromiso de la boda de la guapa malagueña y el magistrado de la Audiencia Nacional, con el rotundo mensaje en boca de la propia novia: "Nos casamos".

La historia de amor se tornó era algo más que el fin de una relación de poco más de un año. Días después de esa portada, se hizo público que la separación era ya un hecho antes de la salida del semanario, una ruptura que Doña ocultó a la publicación con la esperanza de reconducir la situación y cobrar así la sustanciosa exclusiva pactada, aunque finalmente no debió llegar a su cuenta corriente.

El propio Pedraz confirmó a la publicación que habían roto hacía varios días, sin imaginar que su ex novia ocultaba la verdad. Mucho se especuló con los motivos del fin de esa relación. Desde una fuerte discusión en presencia de unos amigos en Ibiza, un enfrentamiento a gritos que por lo visto no era el primero que protagonizaban. Se dijo que había sido Pedraz quien rompía con Doña a través de WhatsApp, como insinuaba ella y el juez negaba. Dentro de su discreción habitual, sólo declaró que habían roto "porque ella había cruzado una línea roja", sin especificar cuál.

Un año más tarde, hemos conocido de fuentes del entorno del titular de la Audiencia Nacional las consecuencias de la ruptura la misma noche de la disputa. Según ha confesado el propio juez, Esther Doña le obligó esa noche a dormir en el suelo del dormitorio que estaban compartiendo hasta entonces.

Para no añadir más tensión a la fuerte discusión en público de aquella velada, Santiago Pedraz durmió e intentó descansar en el duro suelo de la habitación. Pero su decisión de romper una relación tan complicada era ya firme e irreversible y así se lo dijo personalmente a Esther Doña en aquel momento.

Mucho se ha comentado el carácter cambiante de la cuarta esposa de Carlos Falcó quien, después de una discusión en el hotel Eurobuilding, fue llevado por la policía a Comisaría y pasó la noche en el calabozo sin se le imputara cargo alguno.

Según aseguró hace unos meses Marina Castaño en el programa de Susanna Griso, Esther Doña es una persona "bipolar", que necesita medicación para estos arrebatos inexplicables, y que tenía la costumbre de mezclar las medicinas antidepresivas con el alcohol "y eso es muy mala cosa", añadió la viuda de Camilo José Cela, a quien nunca le gusto la malagueña como esposa de su gran amigo el marqués. Esther Doña advirtió a Castaño con una demanda, sin que hasta el momento tengamos constancia de que la haya presentado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud