Famosos

El menú de Eneko Atxa en la boda de Tamara Falcó e Íñigo Onieva que ha decepcionado: "La gente se tiraba al pan"

Como buenos amantes de la gastronomía, Tamara Falcó e Íñigo Onieva contaron con los servicios del chef cinco estrellas Michelín Eneko Atxa. Sin embargo, pese a los esfuerzos de los novios por contentar a sus 400 invitados, no todos quedaron satisfechos: "La gente se tiró al pan".



Tal y como hemos adelantado, los invitados con los que ha podido hablar este portal coinciden en que no les gustó "en absoluto" la cena servida por Atxa, el prestigioso chef vasco elegido por los novios para elaborar el banquete nupcial. Los comentarios y opiniones que nos llegan hablan de "comida cruda", incluso la que era cocinada, "poco cocida, una decepción", explican. "El aperitivo sí estuvo bien pero la cena, un desastre", añaden.

También hubo malestar general por el retraso de más de casi una hora hasta que empezó el cóctel. Y todo fue debido a que después, de quitarles lo móviles a todos los invitados, un equipo de 'seguratas' les abrían después los bolsos a las señoras y además les pasaban unos detectores de metales buscando algún móvil oculto en la ropa interior. "Una vergüenza", dicen nuestras fuentes.

El menú elegido por la marquesa y el empresario

Casi cincuenta chefs se encargaron de elaborar el menú junto a Eneko Atxa. Medios como La Razón recogen que el menú nupcial estaba formado por un total de 23 platos. Antes de la cena, en el cóctel, probaron talo de langosta y flores. A continuación, los invitados disfrutaron de estaciones de néctar de rosa y aroma: de espárragos en texturas y macaron de flores: un 'Limón grass'; y otra estación de erizo en texturas, nori y caviar, nigiris, sardina bilbaína, txipi Pelayo, bogavante sake y txakoli, atún y piparras y salmonete, sagardoa y lima.

Ya sentados, los recién estrenados como marido y mujer degustaron junto a sus invitados un entrante de Hojas de verano y Quisquillas y esencias de hierbas. Le siguió un plato de caza en homenaje al desaparecido Carlos Falcó, el padre de la novia, que falleció en marzo de 2020 a causa del Covid-19. Este plato estaba compuesto por pichón asado, trufa, tembloroso de setas, ñoqui de Idiazábal y estofado de trigo.

Los vinos de una de las bodegas del marqués endulzaron la noche. Íñigo, además, protagonizó un brindis en su recuerdo: "Por él, por favor, alzad el vino que con tanto cariño hizo en nombre de sus hijas. Estamos en su casa y con su vino, así que por don Carlos Falcó, por Tamara, por todos vosotros, por España y por el Rey. ¡Viva!". El menú terminó con otro homenaje al padre de la novia: Chocolate y Oliva "Marqués de Griñón". El cóctel Zacapa 23 Espresso Martini cerró el banquete para dar paso a la fiesta y la barra libre. En resumen: "La gente se tiró al pan, porque había tres quisquillas, un pichón pequeño y un postre de chocolate con aceitunas muy raro. Se pasó hambre y hubo recena, pero a las 3:30 h. de la madrugada todavía no la habían sacado y muchos invitados ya se habían marchado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud