Famosos

La cara B de la boda de Tamara: seguratas revisando bolsos y detectores mirando la ropa interior

Desvelada por fin la portada y el extenso reportaje de la boda del año, todo el extenso reportaje de Hola trasmite sentimientos, felicidad y una gran historia en la que ha triunfado el amor entre Tamara Falcó e Íñigo Onieva por encima de tantas vicisitudes como atravesó el flamante matrimonio para llegar al altar.

Sin embargo, poco a poco vamos conociendo detalles menos complacientes de la ceremonia y la fiesta nupcial en el palacio e El Rincón. Empezando por el conato de incendio en la casulla de uno se los sacerdotes, provocado por una vela cercana al altar. Afortunadamente, el incidente que fue sofocado por la hermana de Iñigo Onieva de un manotazo sobre la llama incipiente. La mayor parte de los invitados no se percataron de lo sucedido, sólo los que estaban sentados en las primeras filas pudieron darse cuenta.

"No nos gustó nada la cena"

Los invitados con los que ha podido hablar Informalia coinciden en que no les gustó "en absoluto" la cena servida por Eneko Antxa, el prestigioso chef vasco elegido por los novios para elaborar el banquete nupcial. Los comentarios y opiniones que nos llegan hablan de "comida cruda", incluso la que era cocinada, "poco cocida, una decepción", explican. "El aperitivo sí estuvo bien pero la cena, un desastre", añaden.

También hubo malestar general por el retraso de más de casi una hora hasta que empezó la ceremonia. Y todo fue debido a que después, de quitarles lo móviles a todos los invitados, un equipo de "seguratas" les abrían después los bolsos a las señoras y además les pasaban unos detectores de metales buscando algún móvil oculto en la ropa interior. "Una vergüenza", dicen nuestras fuentes.

Bulos y desinformaciones

Dado el hermetismo con el que se han llevado los preparativos, en algunos los platós de televisión se han dicho muchas inexactitudes, por no decir falsedades, sin el menor fundamento. Nos referimos a los comentarios del pasado viernes en el programa de Sandra Barneda que sustituye a Sálvame, en el que un contertulio afirmó que Tamara Falcó había estado negociando no sólo con el hotel Ritz para celebrar la preboda y el brunch del día siguiente. También habría estado "jugando a dos bandas" con el hotel Four Seasons para conseguir un precio más bajo. Algo que han desmentido rotundamente desde el establecimiento del complejo Canalejas. "No ha habido el más mínimo contacto entre la señora Falcó y el Four Seasons", nos dicen. Algo lógico, ya que Tamara es imagen publicitaria del Ritz y es este hotel donde tenía que organizar sus fiestas, seguramente sin pagar nada o al menos disfrutando de buenos precios, y también alojar a sus invitados asistentes a la boda.

También aseguraron en dicho programa, que Alejandra de Osma y su marido Christian de Hannover habían declinado la invitación para asistir a la boda "para no formar parte de una exclusiva", cuando la verdad es que la nuera de Ernesto de Hannover y su marido  aparecen cada dos por tres posando en la revista y su boda en Lima fue publicada en la prensa de sociedad alemana y las páginas de Hola, con la total complacencia de sus protagonistas.

Una ausencia clamorosa y llamativa, la de Enrique Iglesias, siempre tan unido a su hermana Tamara, aunque tampoco asistió a la boda de su otra hermana, Ana Boyer. Y una presencia inesperada, la de Fátima de la Cuerva, con sus dos hijos Duarte y Aldara, los hermanos pequeños de la marquesa de Griñón.

Todo se explica porque Fátima, tercera esposa de Carlos Falcó, trató a Tamara, que tenia cuatro años cuando su padre se casó con de la Cierva, como a una hija más, con enorme cariño, que a pesar del divorcio del matrimonio, se siguen teniendo Fátima y Tamara. Arriba vemos a Fátima de la Cierva y Carlos Falco? en la boda de Gonzalo de la Cierva, hermano de Fátima, con Patricia Olmedilla, en 2007. El padre de Tamara se casó con Fátima, su tercera esposa, en 1993, ocho años después de divorciarse de Isabel Preysler. Las dos ex del aristócrata coincidieron en el enlace de Tamara e Íñigo.

Luna de miel de más de un mes, con exclusiva incluida

Los novios emprenden una larga luna de miel, de más de un mes, en la que recorrerán varios países del mundo. Pronto sabremos el feliz recorrido. Forma parte de la exclusiva millonaria y suena que una parte de su plan  pasa por el océano Índico. Aparte del viaje de novios, otro run run que se escuchaba por lo bajo y no tan por lo bajo en algunos corrillos de la boda es la buscada maternidad de Tamara. La señora de Onieva, que cumple 42 años en noviembre, tiene tiempo para afrontar la maternidad pero cuentan que en su círculo más familiar ha expresado reiteradamente su deseo de ser madre cuanto antes. Tiempo tendrá ahora de ponerse manos a la obra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud