Famosos

Iñigo Onieva recibe la visita de dos santeros para limpiar su aura antes de la boda

Quedan cinco semanas para la boda del año. Un compromiso que se canceló por la infidelidad del novio, se retomó tras meses de penitencia por su parte y en las últimas semanas encuentra obstáculos como el abandono de las diseñadoras nupciales o el esguince de la novia. Muchos apuntan a que la boda está gafada y este viernes, dos santeros han acudido a la casa de Iñigo Onieva para poner fin a su mal fario: "Vamos a sanar su astral".

Lourdes y Fidel han llegado al portal del empresario ataviados con amuletos e incienso para llevar a cabo un ritual: "Vamos a librarle de las malas energías". La cara de Onieva al llegar a su casa y ver el tinglado era todo un poema, pero esquivó a los santeros con maestría y hasta les dio las gracias.

La escena, estaba orquestada por Sálvame, ha sido el particular regalo de bodas de la productora a Tamara Falcó, que ya ha dicho en varias ocasiones no creer en los malos espíritus: "¡Qué va a estar gafada! Todo pasa por algo. Creo que hay malas rachas pero esta ya la estoy pasando y ahora está todo bien", dijo risueña este jueves.

Lea también - Tamara Falcó quiere perder 10 kilos en tres semanas: ¿es saludable?

La marquesa ya está recuperada del esguince que sufrió hace unas semanas tras caerse por unas escaleras y ha superado la primera prueba de su nuevo vestido de novia, a cargo de Wes Gordon, el director creativo de Carolina Herrera: "Por fin tengo algo que ponerme", anunció aliviada.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud