Famosos

Ana y los 7 puntos clave para entender algo más de la maternidad por vientre de alquiler de Obregón

¿Sabía Ana Obregón que iba a ser portada de una revista con su hija recién nacida o la han pillado, como dice ella? ¿Es la imagen de la actriz con la bebé un posado robado o el trabajo de un hábil paparazzo muy bien informado? ¿Quién es el padre o donante de esperma de la pequeña Ana? ¿Por qué Lequio estaba informado de todo pero se niega a hablar? ¿Ha 'pagado' de algún modo o contribuido con esta exclusiva el semanario que la publica para correr con los terribles costes del proceso de gestación por vientre de alquiler?

1. "Nos pillaron", dice Ana Obregón reaccionando a la portada de Hola. Sin embargo, mucho nos tememos que es sospechoso dedicar nada menos que sus primeras palabras a contar que no ha posado o que no sabía que le iban a hacer fotografías. Excusatio non petita. Existe la sospecha generalizada de que de un modo u otro, Ana Obregón supiera que le iban a hacer esas fotos, unas fotos que, por cierto, valen mucho dinero. Durante casi toda su vida, la actriz ha comercializado exclusivas y ha posado en revistas.

2. El precio de una exclusiva de esta dimensión, de acuerdo con varios expertos consultados, podría perfectamente cubrir una parte o todo el coste del proceso de gestación. Una comunicadora como Susanna Griso incluso ha verbalizado que "da para varias gestaciones subrogadas". Hablamos de entre 150.000 y 200.000 dólares. ¿Le ha 'pagado' el semanario la niña a Ana Obregón?

3. Ana Obregón, históricamente, tiene relación con Hola y no con Gtres, la agencia que firma el reportaje en el semanario. Sobre esto, distintos contertulios en debates televisados o de radio han apuntado que sea la publicación directamente quien ha encargado el tema a la agencia y no una pillada de los paparazzi, como pretende la propia Ana Obregón.

4. En la fotografía de portada de Hola hay detalles relevantes. Ana Obregón abandona el hospital en silla de ruedas, como marca el protocolo, pero lo hace sin mascarilla, como sí llevan otras personas, incluida la enfermera que la acompaña. Eso permite que las imágenes sean mucho más interesantes. No llevar la mascarilla hace que la portada sea la imagen soñada: se ve la expresión de la cara, la media sonrisa de felicidad. La bebé está perfectamente tapada, sin problemas que obligarían a pixelarla al ser menor. Además, Ana lleva las uñas perfectamente arregladas, como llevaría para una sesión de fotos, y eso que sale de un hospital donde lleva días metida en una situación como la suya, trayendo a su hija al mundo.

5. La cuestión de la paternidad sobrevuela los debates. Los interrogantes y la rumorología pueblan las tertulias. Susanna Griso no es la única que habla abiertamente sobre si estamos ante un caso como el de la baronesa Thyssen, a quien le preguntó Risto Mejide en su entrevista si Borja era el padre de sus hijas, nacidas también por gestación subrogada en Estados Unidos y, por cierto, exhibidas en una portada de Hola. Se apunta en programas como Espejo Público a la posibilidad de que el esperma congelado del fallecido Aless Lequio haya sido el utilizado y, en ese hipotético caso, Ana sería además de madre, la abuela de la recién nacida. Se ha dicho que antes de fallecer y al ver que sus tratamientos podían hacerle infértil, Aless (que tenía de novia a Carolina Monje) podría haber preservado la posibilidad de poder ser padre en el futuro.

6. Alessandro Lequio es una de las pocas personas que estaba informada de la intenciones de Ana Obregón. El embarazo se inició en junio de 2022. El aristócrata y la propia Ana serían los herederos del fallecido Aless. El semen conservado de su hijo en común, de existir ese esperma, sería de ellos. De los dos. Y para hacer uso y fecundar un óvulo con él, Ana debería contar con el consenso de Lequio, lo cual podría ser una de las explicaciones sobre por qué Ana le contó al italiano el tema: "Lo sé todo", ha dicho el italiano para luego añadir: "Ni hoy ni nunca voy a hablar de este tema?". ¿Por qué?

7. Las fuentes de las detalladas informaciones que incluye el reportaje de la revista Hola señalan en la dirección de la propia Ana Obregón o de Alessandro Lequio, cuya mujer, María Palacios, trabaja precisamente en la publicación. Resulta inverosímil que una investigación periodística, sin contar con la colaboración de la protagonista de la noticia para suministrar las informaciones, esté en el origen de esta portada.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud