Famosos

Kiko Rivera se sube al carro de su madre y negocia despedazarla en una exclusiva tras el bolo de Pantoja en Mónaco

Kiko Rivera lleva muchos meses callado y el silencio en el caso del hijo de Isabel Pantoja es directamente proporcional al tamaño de su cuenta corriente. Estar sin hablar de su vida y sin meterse con nadie puede ser una delicia para los españoles pero no le sale rentable. El tsunami provocado por el bolo de su madre en Mónaco y la portada de Hola en donde anunció que iría al Baile de la Rosa le vienen de perlas para retomar su lucrativa costumbre de insultar a su familia a cambio de dinero.

También es cierto que en su momento hizo mucha caja y es probable que no haya pasado hambre. Poner a su madre y a su hermana Isa a parir, primero en Lecturas y después en Telecinco, donde hizo varios especiales, le salió súper rentable. Pero ahora, tal vez porque el dinero se le esté acabando o bien es incapaz de dejar pasar la oportunidad de ganar un dinerillo extra tras la aparición estelar de Isabel Pantoja en la vida pública acudiendo al Baile de la Rosa, en Mónaco.

Lea también: El negocio del insulto: Kiko Rivera contesta a los ataques de Fran con otra exclusiva para llenarse el bolsillo

Según hemos podido saber, Kiko está moviendo sus hilos para intentar colocar una entrevista en revistas y programas. Pero se está encontrando con problemas. Tras sus últimas exclusivas arremetiendo contra su madre y su hermana, en las que mintió sin pudor, su imagen está por lo suelos y no hay muchos directores que crean en él.

Además, está vetado en Mediaset y ni siquiera pueden pronunciar su nombre. Por ero, lo que diga no tiene mucho recorrido. De ahí que en términos económicos lo que cobraba antes por unas declaraciones ha bajado de precio. Aun así, Kiko lo tiene claro. No hay que desaprovechar la oportunidad.

Tras su ictus del pasado mes de octubre, lleva una vida menos desasosegada, casi encerrado en su casa de Sevilla, cuidándose y haciendo ejercicio, pero apenas ha podido trabajar. Irene, su mujer, tampoco ha vuelto a aparecer en ningún plató tras marcharse del programa de Emma García los fines de semana. Las cosas económicamente no les funcionan como antes, aunque Kiko acaba de sacar una nueva canción. Tal vez debería sacar una en modo venganza al estilo de Shakira, pero contra su madre o su hermana. No se le habrá ocurrido.

Kiko siempre ha vivido de la popularidad que le ha dado ser hijo de Isabel Pantoja. Por eso ha hecho exclusivas, entrevistas en programas, e incluso bolos por diferentes pueblos que le han reportado cifras millonarias como él mismo ha contado. Pero de la misma manera que lo ha ganado se lo ha fundido en vicios, juergas y lo que le ha dado la gana.

La aparición de Irene en su vida fue determinante. Ella le ayudó a salir de todo aunque han vivido momentos  convulsos e innumerables crisis. Ahora parece que están en una etapa dulce a pesar del enfrentamiento de Kiko con todo su clan: su madre, su hermana e incluso su hermano Francisco Rivera. Con el único que mantiene el buen rollo es con Cayetano.

Isabel Pantoja ha evitado contestarle desde Hola, y se ha buscado el bolo de Mónaco para dar contenido a su exclusiva sin alimentar el monstruo. Pero está muy dolida y no es de las que da su brazo a torcer fácilmente; mucho menos ahora que es su momento. De hecho, Kiko ha contado que, a pesar de querer reconciliarse con ella, Pantoja no le ha hecho ni caso; ni ha ido a verle, ni ha llamado a sus nietas, ni ha propiciado ningún acercamiento para resolver el tema de la herencia, que pasa por vender Cantora.

Es más, cuando ha aparecido algún comprador hasta ha puesto trabas. Tito Agustin también también ha tenido mucho que ver. Quién sabe si quizás ahora que Isabel ha vuelto a la vida pública y está cerrando conciertos cambie de opinión. De momento en su primera entrevista la verdadera noticia es que no habla de sus hijos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud