Famosos

Pantoja se envuelve en rosas gigantes para conquistar Mónaco pero no huele a Carolina ni Alberto

Con un vestido de vaporoso de estampado floral, con una gran rosa de color fucsia al hombro y otra en la muñeca derecha, Isabel Pantoja ha hecho su entrada triunfal, nerviosa y sonriente, en el Baile de la Rosa monegasco. La tonadillera de Triana no ha tenido, hasta donde sabemos, el privilegio de ser saludada por Carolina, con quien se lleva unos meses y con quien dice tener mucha afinidad. la princesa presidió el evento junto a su hermano, el príncipe Alberto y el resto de los Grimaldi, sin Charlene, por supuesto, porque la primera dama no hace los deberes desde 2014.

Esta 67ª edición del "Bal de la Rose", que se celebró este sábado en el Sportin Club de Montecarlo, tiene como tema de inspiración de la fiesta Bollywood, por lo que el vestido elegido por nuestra folclórica más famosa quizá no se ajuste del todo al estilo que marca el evento. Isabel acudió al evento monegasco con un vaporoso modelo de la colección Primavera-Verano 2023 de la diseñadora Isabel Sanchís, confecionado en gasa de seda de estampado floral. Lo cuenta Hola, la revista que lo ha pagado.

Isabel ha llegado al baile acompañada de Thomas Schmieder, el marido de quien ha sido el artífice de la invitación a Isabel, Manel Dalgó, amigo de Agustín Pantoja, conocido transformista y tan fan de la madre de Kiko Rivera como pagarles a ella y a su hermano los 850 euros (barba) que valía estar en la cena.

Pantoja posaba a la entrada de La Salle des Étoiles visiblemente nerviosa y emocionada, saludando a los fotógrafos y mostrando dientes, con una amplia sonrisa. Nuestra tonadillera ha fabricado este año un interés especial por un baile que en España no daba para más noticia que los modelos elegidos por las princesas Grimaldi, y las consabidas ausencias de la nadadora surafricana, que se queda en palacio con los niños, y de otras ausencias, como el novio de Carlota. 

Lea tambiénCómo logró Pantoja su invitación al Baile de la Rosa de Mónaco, escaparate del blanqueo de imagen

Isabel, vestida en tonos rosas y verdes, destacaba al posar junto a su grupo de paternaires, el amigo de su hermano Agustín Pantoja, Manel Dalgó y su marido Thomas Schmieder, y probablemente el intérprete de francés e inglés para que Isabel se entienda con el resto de los invitados. Todos ellos vestían con el clásico smoking oscuro que resaltaba los impactantes colores del vestido de la tonadilleta.

Tan solo destacaba en cuanto a color en su grupo la cantante Shirley Bassey, la galesa de 86 años conocida mundialmente por ser la intérprete musical del mayor número de canciones en las películas del agente 007, y a la que Isabel tenía especial interés en conocer para proponerle cantar a dúo en su próximo álbum, ya que Pantoja versionó una de sus canciones (This is my life). 

Shirley optó por un elegante vestido en tonos granates y negro, acompañado de una voluminosa chaquetilla en raso a juego, y se mostró igual de sonriente y encantada de estar en el baile como su fan, la cantante española. El encuentro con la intérprete de Gales ha sido fácil. Lo difícil para Isabel será conseguir acercarse a su admirada princesa Carolina y conseguir intercambiar alguna palabra con ella o el resto de los Grimaldi.  

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud