Famosos

Tres años de la muerte por covid del padre de Tamara Falcó: su herencia sigue siendo abundante y productiva

Este lunes se han cumplido tres años del fallecimiento por Covid-19 del Marqués de Griñón, Carlos Falcó, concretamente el 20 de marzo de 2020. Por muy entretenida que esté su familia con la próxima celebración de la boda de su mediática hija y heredera, Tamara Falcó, con el empresario de la noche Íñigo Onieva, el segundo marido de Isabel Preysler seguramente haya sido recordado por todos sus seres queridos. Su fallecimiento dejó una herencia de propiedades inmobiliarias y sus títulos de nobleza, y viuda a su cuarta esposa, Esther Doña, que ni siquiera se acercó a despedirle entonces, lo que sí hicieron, pese al miedo y las restricciones, tres de sus cinco hijos, Tamara, Manolo y Xandra, que no se llevaban demasiado bien con la bella madrastra.

Lea tambiénEsther Doña, viuda de Carlos Falcó, supera su duelo a golpe de exclusiva: "Está siendo muy duro"

El reparto de la herencia dejó la joya de la misma, el palacio de El Rincón, en manos de Tamara y su hermano Manuel, y es donde la hermana de Enrique Iglesias dará el sí quiero este mes de julio a Onieva.

El fallecimiento en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid del noble empresario a los 83 años de edad le sobrevino, como a tantos otros ciudadanos y ciudadanas de edad avanzada, apenas cuando llevábamos un par de semanas de la terrible pandemia.

La herencia del marqués parecía que iba a generar muchos titulares, pero al final todo se repartió sin excesivos traumas y peleas públicas. Su albacea, un amigo íntimo de Carlos designado por él, que lo primero que tuvo que hacer fue calcular el valor del importante legado que dejaba.

Lea tambiénMuere Carlos Falcó, marqués de Griñón, a los 83 años por coronavirus

Con la cifra ya clara, sus hijos y su última esposa acordaron que la joya de la corona, el Palacio de El Rincón, una fortaleza del S.XIX situada en la localidad madrileña de Aldea del Fresno y valorada en más de cinco millones de euros, se la quedaban para sí Tamara y Manuel Falcó, tras comprar la parte proporcional al resto de sus hermanos, para montar un proyecto hostelero en el castillo.

El proyecto no ha salido adelante, y casí casí lo venden, porque requiere de mucho mantenimiento. Pero el palacio construido en 1862, todavía da buen rendimiento a través de las grabaciones de series, como la de época de TVE La Promesa, que reporta a los herederos Falcó 30.000 euros al mes en concepto de alquiler para rodar en su interior y en el exterior.

También, el pasado año, se rodó la docuserie La marquesa, de Netflix, donde se conoce la vida de Tamara. La construcción, que cuenta con una capilla en la que se casó en su día Carlos Falcó, y su entorno, se suele alquilar para bodas o eventos privados y acogió, por rejemplo, la unión de Julio José Iglesias, hermano de la actual marquesa de Griñón, y su ahora ex mujer, Charisse Verhaery.

El palacio ha llegado a albergar seis u ocho rodajes al año en los tiempos en los que acogíó la filmación de La escopeta nacional, de Luis García Berlanga", se uso para escenas de la película española Remando al viento, con un joven Hugh Grant en el papel de Lord Byron, o la miniserie El Rey, sobre la vida de don Juan Carlos. Más recientemente ha albergado el rodaje de Mientras dure la guerra, la película de Amenábar sobre Miguel de Unamuno.

En cuanto al resto de la herencia, el marqués poseía el 33% de la parte del palacio de Mirabel de Plasencia, donde se producen vinos y aceites de gran acogida comercial, que ha quedado en manos de su hija Xandra Falcó, marquesa de Mirabel. Sin embargo, el carismático título nobiliario, en principio sin más valor que la pompa y el boato, lo ha heredado la ganadora de Marter Chef, porque su padre lo dejo especificado así en su testamento, mientras que su hermano Manuel heredó otro título, el aún más importante de marqués de Castel-Moncayo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud