Famosos

El masaje culé de Ana María Aldón con un fisio del Barça que se llama Pedro

Tras nueve años de noviazgo y cuatro de matrimonio José Ortega Cano y Ana María Aldón decidieron por fin divorciarse. La segunda mujer del torero estuvo meses deshojando la margarita y vendiendo la ruptura a plazos en Telecinco.

Lea también: El tenso cruce de dardos entre Ana María Aldón y Emma García: "Pero, hija, ahora no es el momento"

Incluso su hija Gema, fruto de una relación anterior de la sanluqueña, sacó tajada mediática de las sobadísimas polémicas organizadas por su madre en los platós, que estiraba como un chicle el drama del fin de su matrimonio con el viudo de Rocío Jurado. Gema, además, está ahora en Honduras como concursante de Supervivientes.

Pero a sus 45 años Aldón está decidida a sostenerse en televisión y chupar del bote para pagar las facturas. Y el culebrón con el diestro del semen de fuerza ya no le vale y tiene que sacarse de la manga más temas. Ayer decía que tenía que volver a pasar por quirófano por un problema ocular: fue intervenida el pasado jueves del ojo izquierdo de presbicia.

Y este domingo, en su cadena, han hecho renacer el interés por ella: dicen que tiene una nueva ilusión. Aldón dice que ella no está buscando el amor pero que no cerraba las puertas. Pilar Vidal ya contó que podía haber tenido un quelque chose con un directivo de Telecinco y ahora salen en Telecinco con que se la ha visto inseparable y apartadita en una esquina y con mucha complicidad con un hombre que se llama Pedro Pizarro y es el fisioterapeuta del Barcelona y empresario. Con ese apellido seguro que es dado a descubrir. Tiene clínica en Leganés y es el fisio de los jugadores del equipo de la localidad madrileña y también del Alcorcón, aunque ha trabajado para el Futbol Club Barcelona. Cuentan que es divertido y moderno. Y que Ana María se había puesto guapísima.

Con ganas de aclarar el asunto, la exfrutera entraba en directo más tarde en Fiesta y se confesaba ante Emma García: "Se están diciendo muchas cosas, pero en dos horas no da tiempo a tanto. Es muy mono y apuesto... muy apañado, pero no hemos tenido nada. Me pidió el teléfono y no se lo di". "Me vine a mi casa sola", aseguraba Aldón. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud