Famosos

Las buenas razones por las que las hijas de Teresa Campos la mantienen casi aislada: "Se olvida de beber"

María Teresa Campos ha sufrido un bajón importantísimo tras la caída que sufrió en Navidad, como han relatado sus hijas. Desde entonces Terelu y Carmen Borrego procuran que no se la vea públicamente y hasta han contactado con algunos periodistas para pedir que no la saquen.

Desde el plató de Sálvame, la primogénita de la veterana presentadora criticaba a los medios por sacar a su madre y pedía a las autoridades que protegieran a las personas mayores. Le llovieron las críticas, no porque lo que reivindicaba sino porque lo hacía desde el plató de un programa que se ha metido en la vida de personas jóvenes, mayores y hasta fallecidas.

No exponer a María Teresa en público y aislarla por su bien del vértigo de la actualidad es la nueva consigna que tratan de seguir las hijas de la comunicadora, que decidieron no contar a su madre que Laura Valenzuela ha muerto. Por eso, la periodista no acudió al último adiós de su gran amiga. Su amistad viene de años y la han continuado sus hijas. De hecho, Teresa fue quien le dio la oportunidad de trabajar a Lara Dibildos.

Terelu siempre ha dicho que Lara es como una hermana. Aun así, María Teresa Campos no despedirá a su buena amiga. En condiciones normales ella no hubiera faltado. Pero el problema es que las de Teresa no son ya unas condiciones normales. Por eso no está entre los asistentes al entierro de la pionera de la televisión, no porque ella no quiera, sino porque sus hijas así lo han decidido.

Terelu y Carmen Borrego le han ocultado esta triste noticia a su madre. No la ven preparada para asumirla. No quieren provocarle un disgusto del que creen que tardaría semanas en salir: "Mi madre no está en condiciones de venir al tanatorio. No se lo hemos dicho porque en estos momentos no es conveniente. Ella no puede hacer nada, lo primero que diría es llevadme y no creo que esté en condiciones de estar aquí. Ya le gustaría a ella darle un gran beso a Lara", dijo Carmen Borrego en la puerta del tanatorio de San Isidro, donde fue velada la presentadora. Terelu también lo comentó y es que la salud de Teresa preocupa. Y mucho.

Según cuentan a Informalia, las hijas tienen aislada a su madre, en el sentido de preservarla de los peligros que pueda tener para ella saber de ciertas cosas. Salvo ellas (y sus familias) y Gustavo, no permiten que nadie más la vea. Sabemos de varios amigos y compañeros de Teresa se han puesto en contacto con las hijas para ver a la periodista y éstas les dan largas y dejan de cogerles el teléfono o responder a sus mensajes. Han decidido aislarla de sus amigos.

Desde hace ya muchos meses Teresa no es la que era. "Perdió la ilusión de volver a trabajar y eso fue lo peor para ella. Quería despedirse de su público como creía que se lo merecía después de tantos años siendo una de las caras más importantes de este país y eso a ella la hundió mucho", nos cuenta una persona cercana a la periodista. Y después pasó a cada vez comer menos. "Se olvida de beber", nos dicen, como han confirmado  sus hijas. Su única ilusión son sus paseos en coche por Madrid junto a su fiel Gustavo, que pese al machaque que le sometieron desde Sálvame, acusándole de traidor, sigue sin moverse de su lado. "Pero claro, Teresa apenas habla con nadie más que con su familia, sus hijas y sus nietos. Carmen controla todo y es normal. No quieren que nada la altere y se ponga peor. Quieren protegerla, pero tampoco es lógico que no la dejen hablar ni con sus amigas", nos dicen.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud