Famosos

Isabel Preysler, preocupada porque le ocurra lo mismo que al rey Juan Carlos

No corren buenos tiempos para la reina de corazones. Tras su sonada ruptura con Mario Vargas Llosa, después de ocho años de relación y alguna que otra crisis oculta a la prensa, Isabel Preysler vuelve a estar soltera. Dicen los que la conocen que es la primera vez en su vida que que se queda sola y que, por ello, se siente desubicada y sin saber muy bien cómo gestionar la situación. A eso se suma que está sola en casa. Ya no están en Puerta de Hierro ni Ana Boyer ni Tamara Falcó.

Lea tambiénIsabel Preysler dice que ya ha pasado "página" y Vargas Llosa se queda con su ex mujer en Perú

Cuando rompió con Vargas Llosa, Tamara estaba alojada en su casa, puesto que acababa de poner punto final a su relación con Iñigo Onieva, pero al darle una segunda oportunidad, la joven ha vuelto a su casa de soltera, dejando la mansión de Puerta de Hierro solo para Preysler. Según cuentan a Informalia personas de su confianza, la socialité "no se encuentran feliz. Está un poco desubicada. Le está dando muchas vueltas a comprender todo lo que la está ocurriendo en la actualidad. Está viviendo situaciones nuevas para ella que no puede controlar". Hasta Julio Iglesias, padre de tres de sus hijos, ha tenido que salir en su defensa.

Pero lo que más le tiene preocupada a Isabel es ver algo que nunca antes había pasado. Por un lado, que salgan voces discordantes contra ella, criticándola, y por otro, que haya perdido parte del favor de la prensa del que siempre ha gozado. No de su revista Hola del alma, como hemos visto este miércoles.

"Ninguna de sus parejas cuando lo han dejado le había contestado antes. Y que lo hiciera Mario, o alguno de sus hijos, la ha dejado totalmente fuera de juego", nos dice una persona que la conoce bien. "Ella entendía que el Nobel, que nunca quiso participar demasiado en su juego de prensa rosa, no iba a decir ni mú. Sencillamente iba a desaparecer y listo, pero no ha sido así. De hecho, Isabel está súper preocupada y muy nerviosa porque cree que él no deja de hablar de ella con todo aquel que le pregunta. Y, por supuesto, no la deja nada bien", nos aseguran. "A ella eso no le deja vivir", añaden. De ahí que Preysler haya descolgado el teléfono una y otra vez y esté hablando más que nunca con periodistas amigos para que la defiendan en los diferentes programas o en los medios en los que escriben. "Siempre lo ha hecho, pero ahora las llamadas son constantes", nos dicen.

Antes no salía nadie a 'rajar' de ella en los medios. Y ahora se ha topado con que en apenas tres meses dos personas, ambos hijos de exparejas, muestran la peor cara de Preysler. Primero fue Álvaro Vargas Llosa, que ha disparado con balas dialécticas hacia la filipina. Pero la última en decir lo que piensa de ella ha sido Laura Boyer, la hija del superministro de Felipe González. Y lo ha hecho como testamento. "Fría, calculadora, hipócrita". Nos cuentan que está que trina, que jamás lo hubiera esperado y menos en este momento. "Nunca han tenido relación ni siquiera en los últimos años que Laura estaba malita se han llevado, así que imagínate como se quedó Isabel cuando vio sus declaraciones. Lo ve como otro ataque en el peor de sus momentos". 

Lea también - La abogada de los Boyer da la cara por Isabel Preysler: "La voluntad del señor Miguel se cumplió a rajatabla"

Pero lo que la preocupa de todo esto es que "antes los medios paraban cualquier cosa que fuera contra su persona y ahora ve cómo esto sale sin que nadie lo frene", nos aseguran. "Siente que le puede estar ocurriendo como al rey Juan Carlos, que de protegerle y no publicar nada que pudiera perjudicarle o manchar su imagen, se pasó a sacar todos sus trapos sucios", nos indican. "Y es por ello que está rara. Esta tensa y algo preocupada".

Tras su ruptura, llegó la de su hija Tamara. Nadie la esperaba, aunque mamá Isabel nunca terminó de ver con buenos ojos esa relación y casi la celebró. Tanto es así que algunos se atrevieron a apuntar que ella había algo que ver en la emisión de esos vídeos comprometidos de Íñigo. Nada que se pudiera demostrar. Desde ese momento arropó y protegió a Tamara al máximo. La niña se encerró en su casa y ella le dio todo su cariño. Por eso, aunque podía intuirlo, su reconciliación la vivió como un jarro de agua frío. "No confía en esa historia aunque el día de la boda pondrá su mejor sonrisa", nos dicen. Pero ha sido un suma y sigue.

Por si todo esto fuera poco, nos cuentan que además Isabel no vive su mejor momento económico. Las marcas ya no confían en ella como antes y no es por nada sino porque ha delegado mucho en Tamara. "Ni siquiera Porcelanosa. Este año no va a viajar a Londres a su fiesta anual y las facturas hay que seguir pagándolas. Villa Meona es enorme y ella siempre ha sido muy generosa con sus empleados. Llevan toda la vida con ella", nos apuntan. Pero Isabel tiene que buscar una solución para esto. Quizás una nueva relación. ¿Será verdad que ya habla con un señor? No nos saben concretar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud