Famosos

La 'patrona' contra la 'suegrita': así era la verdadera relación entre Shakira y la madre de Piqué

Montserrat Bernabeu es una de las grandes damnificadas por la letra de la canción Session 53 y también de la separación de Gerard Piqué y Shakira. El dardo de la colombiana ("Me dejaste de vecina a la suegra") hacía entrever que la relación entre ellas no era nada buena pero, ¿qué hay de verdad en eso?

Lea también - Piqué arremete contra el paparazzi pro-Shakira que le pisa los talones: "Deja las drogas, la cocaína es muy mala"

Lo cierto es que la bruja a tamaño real que Shakira colocó en su terraza mirando al patio de sus suegros no han ayudado a desmentir esas primeras informaciones. Tampoco las imágenes de Clara Chía agarrada al brazo de Montserrat mientras paseaban por la montaña durante la última escapada de la pareja con los padres del futbolista. El vídeo que se ha viralizado esta semana ha sido la gota que colma el vaso: la madre de Piqué agarra la cara de su 'nuera' y la manda callar con un gesto autoritario.

Un comienzo complicado

La relación entre la 'patrona' (como el entorno de Piqué llamaba a Shakira) y la 'suegrita' (como la colombiana y los suyos llamaban a Montserrat) no comenzó con buen pie. La doctora, una eminencia en Medicina Física y Rehabilitación, no aceptó de primeras a la que entonces era la novia de su hijo. Una estrella de fama mundial, diez años mayor que Gerard y con una vida muy compleja no es lo que ella quería para que su retoño sentara cabeza. Aseguran, además, que la familia Piqué pertenece a un grupo muy cerrado, elitista y catalán, muy reacio a recibir nuevos miembros.

Sin embargo, la 'suegrita' no tuvo más remedio que abrirle los brazos a la reina del Waka-Waka cuando se instaló en Barcelona y su hijo demostró que aquello no era un rollo del Mundial. A partir de ahí, y según Lecturas, Montserrat tiró todos los muros y se convirtió en una aliada para Shakira. La llegada de los niños, Milan y Sasha, las unió todavía más, y la madre de Piqué se convirtió en mucho más que una abuela: era amiga, confidente y el hombro en el que lloraba la de Barranquilla cuando su chico cogía la puerta y se iba después de una bronca.

Afirman, además, que Montserrat intentó por todos los medios detener la separación y procurar una reconciliación entre Piqué y Shakira por el bien de todos, especialmente de sus nietos, hasta que se dio de bruces con la realidad y no pudo hacer nada contra la decisión que había tomado su hijo, enamorado ya de Clara Chía. Con ella, al parecer, la historia se repite: no le gustó su 'aparición' pero la ha aceptado porque, ¿qué otra cosa puede hacer una madre por un hijo?

"Deja de provocarla"

El entorno de los Piqué desvela que Montserrat lo está pasando realmente mal, no solo por haberse convertido en objetivo involuntario de las cámaras sino por el distanciamiento con sus nietos, a los que antes veía a diario. Ahora solo puede disfrutar de Milan y Sasha cuando están con su padre y parece que los niños se han visto salpicados por una guerra que debería haberse quedado entre los adultos: "Han dejado de llamarla abuela a petición de Shakira", dicen. Además, los pequeños ya no quieren ir a la casa de la montaña de los abuelos y cuando lo hacen, pasan las horas pendientes del teléfono, pues su madre no deja de llamarlos.

Así las cosas, señalan que habría sido la propia Montserrat quien habría pedido a su hijo que firmase el acuerdo con Shakira por el bien de los críos. "Deja de provocarla, esta guerra tiene que acabar ya", le dijo tras el numerito del Casio y el Twingo en la Kings League.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud