Famosos

Joana Sanz, mujer de Dani Alves, denuncia ser víctima de acoso e insultos en redes: "Eres cómplice de un violador"

Tremendos mensajes los que está recibiendo la modelo tinerfeña desde que el pasado viernes su marido, el futbolista Dani Alves, ingresara en prisión sin fianza a petición de la jueza que instruye el caso por una presunta violación. Joana Sanz, que ha tratado de adoptar una actitud respetuosa y discreta, ha denunciado a través de las redes el acoso y los insultos que le llegan: "Yo, si fuera tú, me suicidaría y así no sufres, que eres un malgasto de piel".

Joana ha mostrado varios pantallazos en los que distintos usuarios le insultan gravemente y hasta la 'invitan' a quitarse la vida. La acusan, además, de ser cómplice de su marido, investigado por un presunto delito de agresión sexual.

Joana defendió a su marido en un primer momento, cuando la supuesta víctima ni si quiera había formalizado la denuncia en la comisaría: "Yo he visto cómo las mujeres se acercan a mi marido, y si lo hacen en mi cara qué no harán cuando yo no estoy", aseguró en un vídeo. "Yo sé lo respetuoso que es Dani". Días después, una vez formalizada la denuncia y tras el ingreso en prisión preventiva del brasileño, Sanz reculó y borró todas las imágenes junto a él en redes sociales, además de especificar que la frase "Corazón, aguanta tanto dolor" que ella misma había escrito en su perfil no iba dirigida a él: "Es de mí, para mí".

Lea también: Dani Alves asegura que mintió en su declaración por miedo a confesar la infidelidad a su mujer

Las amigas de Joana están muy preocupadas por ella: "Está muy mal". Hay que recordar que solo dos días antes de que Dani entrara en prisión, la modelo había enterrado a su madre, fallecida por un cáncer. Estaban muy unidas. Ella misma denunció en redes que el fallecimiento de su progenitora había sido una negligencia médica: "Por ser una persona con una enfermedad mental, no tomaron en serio sus dolencias y le discriminaron (...) Por su enfermedad mental, no valía la pena salvarle la vida. Espero que los médicos hayan disfrutado de la Navidad con mis impuestos mientras mi madre, como otros muchos, se moría lentamente a la espera de una operación".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud