Famosos

El padre de Djokovic justifica su verbena a favor de Rusia y Putin: "Solo celebraba con los seguidores de Novak"

El Open de Australia se ha visto envuelto en un escándalo después de que este miércoles se difundieran unas imágenes del padre de Novak Djokovic, Srdjan, posando junto a unos aficionados y la bandera de Rusia con el rostro de Vladimir Putin tras el partido entre su hijo y el ruso Andrey Rublev.

Lea también: Monumental bronca entre Luis Miguel y Enrique Ponce en un restaurante y en presencia de Paloma Cuevas: "¡Eres asqueroso!¿Con mi ex?"

Este viernes, el padre del tenista serbio se ha defendido a golpe de comunicado y ha querido explicar el motivo detrás de las polémicas fotografías: "Estoy aquí sólo para apoyar a mi hijo. No tenía ninguna intención de causar tales titulares o perturbaciones".

"Estaba fuera con los seguidores de Novak, como he hecho después de todos los partidos de mi hijo, para celebrar sus victorias y hacerme fotos con ellos. No tenía intención de verme envuelto en esto. Mi familia ha vivido el horror de la guerra y sólo deseamos la paz", asegura Srdjan Djokovic en su escrito. 

Además, anunció que "para que ni mi hijo ni el otro jugador se vean afectados, he decidido ver el partido de esta noche desde mi casa". Este 27 de enero, Novak se enfrenta a las semifinales del Open de Australia ante el estadounidense Tommy Paul

Todo ocurrió el pasado miércoles a las puertas del Rod Laver Arena (Melbourne) tras la victoria de Djokovic en cuartos de final contra el ruso Andrey Rublev. Un vídeo, publicado en YouTube, muestra al padre de Djokovic, Srdjan, posando con un grupo de hombres que ondeaban banderas rusas, prohibidas en el Open de Australia. Según la prensa local, en el vídeo el padre del tenista dice en serbio "larga vida a Rusia". Las imágenes provocaron numerosas críticas, especialmente desde el Gobierno ucraniano. "Es una vergüenza. Es el paquete entero. Entre las banderas serbias hay: una bandera rusa, Putin, el símbolo Z, la bandera de la llamada República Popular de Donetsk. Es una vergüenza", dijo el embajador de Ucrania en Australia, Vasyl Myroshnychenko.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud