Famosos

Doña Letizia, despreciada por el embajador iraní en el Palacio Real: el momento en el que le niega el saludo

Los reyes han asistido este lunes a la tradicional recepción al Cuerpo Diplomático en el Palacio Real de Madrid. Un acto solemne que se ha celebrado por primera vez sin restricciones tras los años de pandemia y que se ha saldado con una fea anécdota que se ha hecho viral en redes sociales: el embajador de la república de Irán, Hassan Ghashghavi, le ha negado la mano a doña Letizia.

Lea también - Doña Letizia, en la recepción al Cuerpo Diplomático: fantasía de blusa lady con lazo XL

En las imágenes se ve cómo el diplomático extiende su mano hacia el rey Felipe con respeto y después se la lleva al pecho para saludar a la reina, sin establecer contacto físico con ella. Desde la revolución islámica de 1979, los hombres iraníes tienen prohibido dar la mano a las mujeres en público y Ghashghavi no ha querido faltar a sus costumbres, ni si quiera por una reina en un acto de tal envergadura.

Doña Letizia ha aguantado el tipo con rictus serio, visiblemente molesta por el desaire e impasible ante el desnatado saludo del diplomático iraní, al que no ha respondido.

Al acto han acudido también el presidente del gobierno Pedro Sánchez y el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares.

Doña Letizia ha entrado al Salón del Trono junto a su marido, el rey Felipe, con el que charlaba animadamente antes de tomar asiento a su izquierda. La reina ha cumplido el protocolo (chaqué para ellos y vestido largo para ellas) con un conjunto dos piezas compuesto por blusa blanca con lazada XL de Carolina Herrera y falda larga en rosa bebé con caída fluida en cinturilla. Un outfit al más puro estilo Rania de Jordania que la reina ha defendido con mucha elegancia. De complemento, unos pendientes de cuatro piedras de Tous, además del anillo que estrenó en la Pascua Militar, una pieza de la firma italiana Coreterno, que lleva inscritas las palabras 'Amor che tutto move' (el amor todo lo mueve), una cita inspirada en la 'Divina comedia' de Dante Alighieri, y 'As long I'm existing you will be loved' (te amaré toda la vida).

comentariosicon-menu8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

peka
A Favor
En Contra

Me parece muy feo, horroroso. No me refería al gesto del embajador iraní, me refiero al espantoso vestuario de la consorte ...

Puntuación -9
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Pues a mí me ha parecido más estilosa en esta ocasión, agradable combinación. Sin estridencias ni falsa sencillez. Me recuerda literalmente a una Barbie cuando se viste de forma ajustada, con lo delgada que es.

Puntuación -7
#2
españistan
A Favor
En Contra

Si hubiera estado el campechano le da mano y algún beso.

Puntuación 5
#3
Juan
A Favor
En Contra

Nada le impedía pararse delante de la Reina, hacer una reverencia y llevarse la mano derecha al corazón.

Esto hubiera sido lo correcto, y la Casa Real debiera de haber formulado una protesta por el trato recibido hacia la Reina.

Quieren imponer sus costumbres al resto y eso no es aceptable.

Puntuación 9
#4
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

TENÍA PENSADO SALUDAR A LA EXCREMENTA CON SORTE

PERO VIÓ LA CARA DE ODIO CON QUE LE MIRABA Y SE ASUSTÓ

Puntuación -9
#5
yomismo
A Favor
En Contra

En Irán está prohibido dar la mano a las mujeres en público, por tanto no es un desprecio que le haga a Leticia, es que su ley le impide dar la mano en estas circunstancias.

Nosotros también estamos constreñidos por multitud de normas de decoro, por ejemplo no se puede ir en chandal a esta recepción, o con zapatillas de casa. En Irán tocar la mano de una mujer es un acto libidinoso (aquí también lo era hace unos años, quien no ha visto en las pelís de los años treinta sacarse a una mujer un guante, una escena que se considera erótica) y aquí lo es tocarle un muslo, o un pecho.

Lo lamentable no es recibir a un hombre que representa a un país que le impide tocar la mano de una mujer en público, es recibir a un Embajador de un país que no respeta los más elementales derechos humanos.

Puntuación 3
#6
es un impresentable
A Favor
En Contra

NO hay disculpa para el embajador iraní. Tienen prohibido tocar a una mujer, vale, pero la Reina de España tiene todo el derecho a que si no le da la mano, se pare delante, y le haga una reverencia, esas son nuestras costumbres, a los Reyes reverencia, según protocolo, y además también podía haberse parado delante de la Reina y haberse llevado la mano derecha al corazón, algo además institucionalizado por Irán. Procedería una queja ante Irán.

Puntuación 1
#7
Marta
A Favor
En Contra

En Iran saludan a la mujer llevando la mano, derecha (que es la del honor) al corazón. Si no saludó es un mal educado.

Puntuación 0
#8