Famosos

Íñigo Onieva presume del momentazo que vive con Tamara Falcó: "Muy felices y en un periodo maravilloso"

Está feliz y no quiere ni puede disimularlo. Íñigo Onieva, después de rehabilitar su vida tal y como estaba antes de que se descubriera su desliz fiestero con otra mujer que no era su novia, Tamara Falcó, se ha dejado ver con una inmensa sonrisa y ha hablado más que en ningún otro momento. Esto ha ocurrido después de aparecer junto a su prometida en la portada de la revista Hola. La marquesa de Griñón ha anunciado que su boda tendrá lugar el 17 de junio, tal y como estaba previsto antes de su ruptura, y que la celebración será en el palacio de El Rincón. Su novio, preguntado en plena calle, ha reconocido que esta "muy feliz y "atravesando un periodo maravilloso".

Lea también- Tamara Falcó se reconcilió con Íñigo Onieva a espaldas de su familia: "No quería charlas ni consejos"

Íñigo ha confesado que, aunque está entre sus planes formar una familia tras su boda, el de su paternidad es un tema que se toman con calma: "Piano, piano; pasito a pasito. Estamos muy felices y muchas gracias a todos", añadió para luego abandonar el lugar en su moto sin adelantar nada más sobre el enlace.

Según lo publicado este míércoles, la boda será "no demasiado grande", asistirán sus familiares y amigos más cercanos, y todavía tienen muchos preparativos por ultimar para ese gran día.

Lo que sí se ha desvelado es que Íñigo se declaró a la hija de Isabel Preysler y le regaló un nuevo anillo de compromiso, justo una versión mejorada del anterior y realizado con piezas de mayor categoría, durante su escapada a comienzos de enero a Finlandia, días después de su reconciliación en forma de 'milagro navideño' la noche de fin de año.

Una petición de matrimonio sobre la que el empresario prefiere mantener el misterio: "Ha habido, ha habido, pero ya he dicho todo lo que tenía que decir", ha zanjado con amabilidad, sin describir un solo detalle de cómo es la joya con la que se arrodilló ante Tamara en el Polo Norte para declararse.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.