Famosos

Carmen Borrego, humillada: sale a la luz el chat en el que Kiko Hernández y Gustavo se burlan de "la potota" y su papada

El culebrón del chófer de las Campos no ha llegado a su fin. El mensajero (o chivato) Kiko Hernández continúa filtrando los pecados de Gustavo, incluso los que le salpican a él mismo, y el último es un chat privado entre ellos y al que se sumó Belén Rodríguez y que utilizaban para reírse y burlarse de Carmen Borrego. "Me parece cruel y asqueroso", ha dicho ella.

Lea también - Carmen Borrego se rompe y abandona Sálvame tras la polémica del topo: "Hasta que no me enterréis no vais a parar"

La tertuliana de Sálvame está hundida. Acusada de filtrar información de su familia, alejada de su hijo (con el que no se habla desde hace meses) y con su relación con Terelu pendiente de un hilo, la traición de los que creía sus mejores amigos ha sido la gota que colma el vaso. "No me encuentro bien, no estoy bien porque cuando empiezas a darte cuenta de cómo se ha formado esto y eres consciente de que personas que forman parte de tu familia, tus amigos, tienen un chat en el que se dedican a reírse de mí y de mi físico... Me parece cruel, me parece asqueroso, me duele por las personas que han estado dentro. Han desparecido para siempre de mi vida".

Y es que Carmen ha hecho cruz y raya con todos ellos: "Todas estas personas no están en mi vida. Me duele muchísimo de mi amiga Belén Rodríguez, pero esta vez ya no va a ser mi amiga más". Y ha desvelado: "La persona que me ha pedido disculpas y que me lo ha enseñado ha sido Gustavo, para que sepa qué cosas que se han contado no son así. Se ha acusado a Gustavo de subir fotos mías para reírse de mí y no ha sido así. De mi papada, por ejemplo, Kiko Hernández".

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

carmen
A Favor
En Contra

Pedazo hombres!

Los que se ríen del físico de los demás generalmente son los que más deberían callar pero ya que paso por aquí aprovecho para aclarar que el titular es machista.

Puntuación 2
#1