Famosos

Juana Acosta y su novio francés, Charles Alazei, han roto: "Estoy soltera, con el corazón tranquilo"

"Estoy soltera". No ha hecho falta saber más detalles para confirmar la ruptura de la relación de la actriz colombiana Juana Acosta con el financiero francés Charles Alazet, con el que celebró en agosto su tercer aniversario. La intérprete aclaró su situación sentimental durante la presentación de su última película, Lobo Feroz, un thriller oscuro con toques de humor ácido, en la que comparte pantalla con la actriz española Adriana Ugarte.

La artista aseguró que desde el punto de vista personal se encuentra "con el corazón tranquilo". Con un "estoy bien" dejaba claro que su situación personal no le impedía disfrutar del extraordinario momento profesional que vive en la escena Española.

Lea también- Del asesinato de su padre al suicidio de su hermano: Juana Acosta se sincera sobre las tragedias de su vida

Como colombiana, se prestó a opinar sobre el éxito de la última canción de su compatriota Shakira, de la que se mostró totalmente a favor: "Creo que Shakira ha llevado a cabo lo que tantas mujeres en algún lugar de nuestro ser y corazón deseábamos hacer y entonces por eso creo que se ha vuelto tan viral y la gente está loca con ella".

No es precisamente el caso de la relación de Juana con su ex, Ernesto Alteiro, con el que se lleva estupendamente y tiene una hija en común de 16 años, Lola. Tras 15 años de vida juntos, Acosta y Alterio se separaron en 2018: "Tenemos muy buena relación. Tenemos una hija adolescente y desde que nos hemos separado hemos intentado cuidarla y preservarla a ella y también honrar el amor que tuvimos durante tantos años que fue un amor muy hermoso", aseguró en declaraciones a Hola.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.