Famosos

Dani Alves lo tiene mal si escuchamos lo que dicen las testigos de la presunta violación

Dani Alves (39) ingresó en prisión provisional sin fianza el pasado viernes acusado de violar presuntamente a una joven de 23 años en una discoteca de Barcelona en la noche del 30 al 31 de diciembre, ubicada en el Sarrià-sant Gervasi. Las declaraciones de los testigos no dejan en buen lugar al ex jugador de Barça, que pretende declarar de nuevo después de haber dado ya tres versiones no coincidentes.

Lea tambiénUn tatuaje en el abdomen: la clave en el caso de Dani Alves

Entre todas las declaraciones de decenas testigos recogidas por la Unidad Contra las Agresiones Sexuales (UCAS) de los Mossos d'esquadra en Les Corts, destacan la de las acompañantes de la supuesta víctima: su prima y una amiga de las dos.

Esta última, tal y como adelanta La Vanguardia, sostiene que el lateral también la manoseó antes a ella con violencia y le llevó su mano al pene, hasta que consiguió alejarse de él. Versión que coincide con la de la supuesta víctima, que ya relató que el jugador también se arrimó  a sus acompañantes: "Fue cuando me di cuenta de cómo tocaba a mis amigas y de lo pegado que estaba a ellas", dijo en un momento de su declaración.

Dani Alves, para el que se ha acordado un traslado de prisión, permanece ingresado desde el viernes pasado. Quedó detenido a primera hora de la mañana tras prestar declaración. El deportista regresó a México, donde jugaba con los Pumas, por problemas personales de su mujer, Joana Sanz, que había perdido a a su madre en los últimos días. 

Lea tambiénJoana Sanz, hundida tras las últimas novedades de Dani Alves: "Corazón, aguanta tanto dolor"

Entre los indicios que también acorralan al jugador, la declaración de la joven afectada, el examen médico al que esta se sometió, las imágenes obtenidas por las cámaras de seguridad del local, las versiones incongruentes del propio jugador y las muestras biológicas del baño, que se están analizando para comprobar si coinciden con las del futbolista. El vestido que la joven llevaba aquella noche también ha sido entregado para que sea analizado por la UCAS. 

Al mismo tiempo, la joven afectada describió con perfecto detalle uno de los tatuajes que Alves luce en su abdomen. En una de las declaraciones que ofreció el futbolista (todas diferentes), aseguró que la chica se había abalanzado sobre él mientras miccionaba, vestido y sentado en el váter, y le había practicado una felación. De ser cierto, la mujer no habría podido ver dicho tatuaje. La jueza planteó esta cuestión y él admitió, entonces, que no estaba sentado si no de pie y que se había desprendido de la camiseta.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.