Famosos

La hoja de ruta secreta de Paloma Cuevas y Luis Miguel para proclamar su amor a los cuatro vientos

Aunque Paloma Cuevas y Luis Miguel se niegan a admitirlo públicamente, su romance es ya un secreto a voces. Se les ha visto de compras, de cenas en solitario o con amigos, e incluso la revista de cabecera de la diseñadora dio detalles de la última cita que tuvieron en Madrid.

Lea también: El padre de Paloma Cuevas da su bendición a Luis Miguel: "No me importaría que se casaran"

Tanto el cantante como la ex de Enrique Ponce calculan muy bien la hoja de ruta a seguir para intentar mantener lo más privado posible su relación. Sus encuentros ocurren en Madrid, Marbella y México. "Ella viaja mucho más de lo que trasciende", asegura un testigo a El Español.

Desde el citado medio aseguran que el motivo del misterio que envuelve el romance de Cuevas y Luis Miguel es la gira que está preparando el artista. Ambos habrían llegado a un acuerdo de no hacer oficial su relación hasta que culmine dicho proyecto musical. 

Tras el divorcio de Paloma y Enrique, el Sol de México se convirtió en el paño de lágrimas de la andaluza. Cabe recordar que ambos tienen una amistad de hace décadas. Los rumores de una posible relación entre los dos se dispararon en verano del 2022, a raíz de varios encuentros que tuvieron en Miami, hasta donde viajó la diseñadora para ver al que por entonces era su amigo.

Victoriano Valencia, padre de Paloma, ni siquiera descarta boda: "Hombre, pues te voy a decir una cosa, él es un caballero, una gran persona y eso no te disgusta. Los dos son guapos, encantadores, caen muy bien a la gente...". No obstante, el entorno de Cuevas nos desmintió que Luis Miguel le entregara un anillo de compromiso, tal y como se rumoreó en la prensa mexicana.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.