Famosos

Los espeluznantes detalles de la denuncia contra Dani Alves: tocamientos, violación y una bofetada

El futbolista brasileño ha entrado en prisión sin fianza este viernes por orden de la jueza de Instrucción número 15 de Barcelona, donde tanto la víctima como Dani Alves (39) han prestado declaración durante la mañana. Tras escuchar ambas partes y estudiar las pruebas aportadas, especialmente el informe médico de la demandante, los investigadores inclinan la balanza hacia ella: "Es una violación en toda regla", dicen en Cadena SER.

Lea también - Joana Sanz, destrozada tras la entrada en prisión de su marido, Dani Alves: "Las lágrimas no le dejan hablar"

Los hechos sucedieron en la pasada madrugada del 30 al 31 de diciembre en la discoteca Sutton de Barcelona. La presunta víctima accedió, junto a unas amigas, a la zona VIP, donde compartió mesa con Alves y su grupo. En su declaración afirma que el futbolista la siguió hasta el baño, donde presuntamente introdujo la mano en por debajo de su ropa interior antes de acorralarla en un cubículo sin cámaras y penetrarla. Después, siempre según el relato de la mujer, le propinó una bofetada y volvió a la discoteca. Ella le siguió y continuó bailando hasta que Alves se marchó. Fue entonces cuando le contó a sus amigas lo sucedido y estas a la seguridad de la sala, que rápidamente llamó a los Mossos d'Esquadra.

La chica prestó declaración y fue llevaba a un hospital, donde fue reconocida y se elaboró un informe pericial. Días más tarde, formalizó la denuncia en la comisaría de Les Corts. Entre las pruebas que ha presentado la defensa de la demandante se encuentra el vídeo de la discoteca, de 46 segundos, que recoge cómo Alves sigue a la chica hasta los lavabos.

Él lo niega todo: "¡No, por Dios!"

Alves, casado con la modelo española Joana Sanz, ha ingresado en el centro penitenciario Brians 1 en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) y pasará las próximas noches en la celda 15. La jueza del caso ha decretado prisión sin fianza por la gravedad de los hechos (descartan riesgo de fuga o posible destrucción de pruebas, las otras dos razones por las que se toma la decisión) y por la contundencia de las pruebas aportadas por la supuesta víctima, además de varias incoherencias recogidas en las declaraciones del futbolista.

Él admite que estuvo en la discoteca con la chica pero niega todo lo demás. Ya lo hizo hace unos días en Y ahora Sonsoles: "Sí estuve en ese sitio, con más gente. Disfrutando. Y quien me conoce sabe que me encanta bailar. Estuve bailando y disfrutando sin invadir el espacio de los demás", explicó muy serio. "No sé quién es esa señorita. Tú llegas a un baño y no tienes que preguntar quién está ahí. Nunca he invadido un espacio. ¿Cómo lo voy a hacer con una mujer o una chica? No, por Dios".

comentariosicon-menu6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

pipi
A Favor
En Contra

Ella siguió bailando hasta que él se marchó? No sé si yo hubiera podido bailar después de ser violada. Pero no soy quién para hablar de nadie.

Puntuación 20
#1
Carmen
A Favor
En Contra

1. La chica salió en seguida con un ataque de ansiedad, depende de donde leas la noticia. De todas formas lo peor aún lo puede pasar ahora, con todos los machistas y cavernarios atacándola a ella, la víctima, que siempre esperan que sepa artes marciales, que se sea suficientemente precavida como para irse sola de la discoteca adivinando a dónde iba a llegar todo y no se deje intimidar ni obedecer a quien utiliza engaños ni abuso de autoridad. Es la manera que tienen los machistas para perpetuar sus posibilidades, intimidar para que las mujeres callen y no denuncien, no veo otro motivo para defender a un presunto violador. Y de la mujercita no hablo que me enciendo.

Puntuación 1
#2
JESÚSMARIÑAS
A Favor
En Contra

CÁLLATE YA CARMELE...!!!

Puntuación -2
#3
Carmen
A Favor
En Contra

Fantasma :p

Puntuación 3
#4
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Vale, o sea que la chica fue a su zona VIP. Esto quiere decir que seguramente es lo que se llama 'chica de imagen', es decir, chicas que contrata la discoteca para 'entretener' a clientes VIP y hacer que consuman más. Y si luego llegan a un 'acuerdo' para más, pues mejor. En este caso parece que el 'acuerdo' al final no agradó a la chica o es que vió su oportunidad de oro.

Puntuación -4
#5
222
A Favor
En Contra

Cuando yo era joven si alguien intentaba pasarse de listo, le pegábamos una patada o gritábamos o arañábamos, en fin que no nos quedábamos allí esperando penetración. No sé que está pasando hoy en día.

Puntuación 4
#6