Famosos

Joana Sanz, destrozada tras la entrada en prisión de su marido, Dani Alves: "Las lágrimas no le dejan hablar"

La noticia de la entrada en prisión de Dani Alves ha roto el corazón de amigos y familiares, especialmente es de su esposa, Joana Sanz. La modelo española, que perdió a su madre hace tan solo cinco días, está completamente destrozada y no ha sido capaz de atender a los medios que se han puesto en contacto con ella: "No paraba de llorar, las lágrimas no le dejaban decir nada", han dicho en Y ahora Sonsoles.

Lea también: Dani Alves, a prisión sin fianza por un presunto delito de violación en Barcelona

A primera hora de este viernes, cuando su marido se disponía a declarar en la comisaría de Les Corts, Joana Sanz manifestaba públicamente su apoyo a través de Instagram: "Juntos", ha escrito junto a una fotografía de sus manos entrelazadas. Hace poco más de una semana, defendió a su marido tajante: "Yo sé quién es mi marido, sé lo respetuoso que es porque ni cuando me estaba conociendo a mí me faltó al respeto. He visto muchas veces cómo mujeres se acercan al reservado, atrevidas, a intentar algo con mi marido en mi cara. Si lo hacen en mi presencia no me quiero imaginar cuando yo no estoy".

La modelo y el futbolista se conocieron en 2016 en Barcelona gracias a unos amigos en común. Un año más tarde se casaron en Formentera en una boda íntima. Desde entonces forman una feliz pareja que presume de su amor en las redes sociales. Estos días, Alves se ha convertido en el mejor apoyo para Joana, que ha perdido a su madre por un tumor en el útero: "Ahora te sentiré en la brisa del mar, te escucharé en las olas, me abrazarás al sumergirme y me consolarás cuando sienta que no pueda mas", escribió en redes.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.