Famosos

Dani Alves, a prisión sin fianza por un presunto delito de violación en Barcelona

El ex jugador del Barcelona, actualmente en las filas del Pumas de México, ha ingresado en la cárcel de Brians 1 a última hora de este viernes. La jueza de Instrucción número 15 de Barcelona encargada del caso ha dictado prisión preventiva sin fianza para Dani Alves, acusado de un presunto delito de violación.

Lea también - Dani Alves, al calabozo por presunta violación: se enfrenta a prisión preventiva y retirada de pasaporte

Este viernes, el futbolista, casado con la modelo española Joana Sanz, ha comparecido en la comisaría de Les Corts Barcelona para prestar declaración por un presunto delito de agresión sexual el pasado 30 de diciembre. El brasileño ha sido detenido, interrogado y llevado a los calabozos de los Mossos d'Esquadra a la espera de la decisión de la magistrada, que finalmente ha sido la peor para Alves.

Las razones que han motivado la entrada a prisión del brasileño son la gravedad del delito denunciado así como una serie de incongruencias que los agentes han detectado en las declaraciones del futbolista. También la contundencia de los médicos en el informe que la víctima ha presentado y que le fue realizado la noche de los hechos.

Él se declara inocente: "¡Por dios!"

Todo sucedió el pasado 30 de diciembre en la discoteca Suttons de Barcelona, cuando el marido de Joana Sanz se divertía con un grupo de amigos y amigas. Una de ellas lo acusó de haber abusado de ella en los baños, hecho de comunicó a la seguridad del local en cuanto el futbolista abandonó el local. Los Mossos la atendieron esa misma noche aunque la denuncia se formalizó unos días después.

Alves ha confirmado que estuvo en el lugar de los hechos pero niega todo lo demás: "Sí estuve en ese sitio, con más gente. Disfrutando. Y quién me conoce sabe que me encanta bailar. Estuve bailando y disfrutando sin invadir el espacio de los demás", explicó muy serio. "No sé quién es esa señorita. Tú llegas a un baño y no tienes que preguntar quién está ahí. Nunca he invadido un espacio. ¿Cómo lo voy a hacer con una mujer o una chica? No, por Dios".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.