Famosos

Gina Lollobrigida, la anciana diva que acabó casada mediante engaños con el español Javier Rigau

Gila Lollobrigida ha fallecido con 95 años cuando, por fin, parecía tener una vida plácida y alejada de los amores que hasta muy avanzada edad se habían aprovechado de ella y la habían martirizado. Tras un primer matrimonio de joven, a los 70 años la bellísima actriz italiana protagonizó un estrambótico enlace con el abogado catalán Javier Rigau, 34 años más joven que ella, con el que estuvo casada desde 2010 hasta 2019, cuando el Vaticano anuló este matrimonio, a petición de la actriz. Ya entonces, la estrella confiaba ciegamente en su asistente personal, Andrea Piazzola, de 32 años, que junto con sus padres dilapidaron la fortuna de la inolvidable protagonista de Salomé y la reina de Saba.

Gina mantuvo una relación con Ribau desde 2004 a 2007. Se habían conocido en una fiesta en Mónaco años antes y llegaron a tener planes de boda en 2006, tal y como anunció Hola en una portada de la época.

Sin embargo, la italiana se arrepintió. No obstante terminaron casados porque Ribau consiguió la firma de la actriz para hacerlo por poderes y realizó una ceremonia junto a una mujer que se hizo pasar por Gina. El abogado le habría hecho firmar tiempo atrás un documento ante notario que le sirvió para contraer nupcias "por encargo" y convertirse en el heredero de sus bienes, una fortuna estimada en más de 35 millones de euros.

Lógicamente la italiana inició acciones judiciales para deshacer un matrimonio que no había protagonizado. Sobre su relación con el joven abogado, "La Lollo", como se la conocía, aclaró que nunca había habido nada carnal: "Entre nosotros no hubo nada de íntimo. Cuando viajábamos juntos, dormíamos en habitaciones separadas y nunca tuvimos relaciones íntimas. Jamás fui a su casa de Barcelona. Él sí vino varias veces a cenar a mi casa de Roma", declaró entonces la estrella romana.

Mientras trataba de librarse de su "matrimonio" con Rigau apareció durante la contienda judicial una abogada que aseguraba haberla acompañado a su boda y que, por lo tanto, esta era absolutamente legal. Finalmente, Gina pudo librarse del joven catalán en febrero de 2019, cuando el Vaticano anuló este matrimonio, a petición de la actriz.

Pero la estrella de Hollywood, que había tenido como amantes a Howard Hughes y al príncipe Rainiero lll, tuvo que volver a enfrentarse a estafadores de nuevo durante su vejez, antes incluso de conseguir la anulación de su matrimonio. La justicia italiana decretó el secuestro del patrimonio de la actriz tras admitir a tramite la querella interpuesta por su ex marido, su hijo Milko (nacido de su primer matrimonio) y Dimitri, su nieto. Tras más de un año de investigación, la Fiscalía de Roma consideró que había suficientes indicios para confirmar que Lollobrigida podría haber sido víctima de una estafa cometida por Andrea Piazzola, su asistente, para descapitalizarla.

Lea también: Gina Lollobrigida y su ex Javier Rigau: diez años después, vuelan cuchillos

Andrea Piazzola, y sus padres, que vivían con Gina desde años atrás, fueron denunciados como si fueran una especie de "banda", que se aprovechó de la actriz para dilapidar y expoliar su patrimonio en beneficio propio y aprovechando su debilidad mental. Esta familia había sido la instigadora para que la anciana rompiera con su único hijo, Milko y con su nieto, que vivía con la abuela hasta que en 2017 se vio en la calle con la maleta y sin explicación alguna.

Piazzola, como administrador de los bienes de la inolvidable protagonista de Pan, amor y fantasía, vendió tres valiosas viviendas de Gina en el centro de Roma, compró coches de lujo y transfirió fondos de Lollobrigida a la cuenta de sus padres por valor de cientos de miles de euros.

En 2019, la Justicia italiana dictaminó que la actriz Gina Lollobrigida no estaba en sus cabales a sus 92 años y por tanto la incapacitó para gestionar su patrimonio y su fortuna, dilapidada por Piazzola y sus padres.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud