Famosos

Hugo Arévalo pone tierra de por medio tras el perdón de Tamara Falcó a Íñigo Onieva

Si hay un gran "damnificado" en la reconciliación de Tamara Falcó e Íñigo Onieva, ese es sin duda Hugo Arévalo. La marquesa de Griñón habría tenido dos o tres citas en los últimos tiempos con el empresario y, según ella misma confesó a sus íntimos, estaba ilusionada con él y tenía todos los visos de convertise en el sustituto del ingeniero en su corazón.

Sin embargo, cuando se rumoreaba que la incipiente pareja podría dar la bienvenida a 2023 desde un lugar paradísiaco y consolidar su especial amistad, la hija de Isabel Preysler optaba por quedarse en Madrid, invitar a Íñigo a asistir juntos a la tradicional misa del Gallo en Nochebuena y establecer, poco a poco, las bases de una segunda oportunidad que muchos daban por imposible y que se hizo realidad, tal y como ha revelado la revista Hola.

Lea también- Tamara Falcó confirma su reconciliación con Onieva: "Es verdad, hemos vuelto"

Felices e ilusionados, Tamara y Onieva afrontan su reconciliación con determinación y convencidos de que en esta ocasión el amor triunfará y demostrarán que el dicho "segundas partes nunca fueron buenas" no tiene por qué cumplirse con ellos.

Mientras tanto el papel de Hugo en toda esta historia ha cambiado. No son pocos los que creen que se ha "utilizado" al empresario, que es amigo desde hace años tanto de Tamara como de Íñigo, para poner celoso a este último. Algo que consiguió, como demuestran los mensajes en los que que el hermano de Alejandra Onieva llamaba a Arévalo "sucia rata", "trepa", "nocivo" o "acomplejado" tras descubrir que se había visto con la hija de Isabel Preysler en varias ocasiones.

Agobiado por la presión mediática, incluso antes de saber que la marquesa ha decidido dar una segunda oportunidad a Íñigo, Hugo decidió poner tierra de por medio y, después de eliminar su perfil de redes sociales, abandonó Madrid para vivir con tranquilidad estos delicados momentos. Así se ha podido comprobar cuando un repartidor ha llevado un paquete a su domicilio en la capital y nadie le ha abierto la puerta.

Lo que él pensaba que podría convertirse en una historia de amor con Tamara, a la que se rumorea que amaba en secreto desde hace años, ha servido para que la marquesa perdone a Íñigo y retome su relación con él. Y mientras, Hugo, compuesto, sin novia y posiblemente sin algunos de sus amigos, los cuales se posicionaron a favor del ingeniero cuando salieron a la luz sus '"citas" con la ganadora de Master Chef.

Su entorno duda mucho de que Arévalo vaya a romper  su silencio cuando vuelva a Madrid y cuente su versión de todo este culebrón. Fuentes cercanas al empresario aseguran que no lo hará, porque siempre ha sido discreto y el protagonismo mediático que ha tenido en las últimas semanas ha sido para él un auténtico sinvivir.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud