Famosos

El "No quiero verte más" de Ortega Cano contra Ana María Aldón y los planes de la sanluqueña

La casa que Ana María Aldón prepara con mucha ilusión para empezar su nueva vida de mujer independiente es una vivienda unifamiliar, a media hora de Madrid, situada en El Casar, justo donde empieza la provincia de Guadalajara.

En una sala de unos 50 metros cuadrados, la ex mujer de José Ortega Cano está acondicionando lo que será su taller para trabajar como diseñadora. Es la profesión para la que se estuvo preparando durante muchos meses, cuando todavía vivía con aparente normalidad su matrimonio con el torero. Su intención es también abrir una tienda en la localidad, aunque necesita más tiempo para poner en marcha esa idea.

Todos sus planes profesionales, así como la hipoteca para pagar la vivienda, los hace sin más ayuda que su trabajo. Al parecer, nunca ha recibido apoyo económico de su marido, ni quiere tenerlo ahora después de divorciados.

"Vete de aquí, no quiero verte más"

Gente cercana a la familia de Ana María cuentan que cuando la sanluqueña organizó su taller en la casa familiar donde vivía con el diestro cartagenero y su hijo en común, el pequeño José María, Ortega Cano ocupó la estancia y la mesa de trabajo de su esposa y la llenó con sus enseres de torero, esos que irán a parar al museo que el viudo de Rocío Jurado piensa recordar su carrera de matador. Su gesto de dificultar el trabajo de su esposa fue para ella una falta de respeto y consideración. Pero el punto de inflexión que provocó la fractura definitiva del matrimonio se produjo este pasado verano, cuando el día 24 de julio Ortega Cano le dijo a su mujer: "Vete de aquí, no quiero verte más". No obstante, ella siguió en el chalé del torero en Fuente del Fresno, aunque aceptando que la relación estaba herida de muerte.

No faltan ilusiones y proyectos en el futuro de Ana María. Su contrato con Telecinco ha sido prorrogado hasta junio de este 2023. Por otra parte, está decidida a vivir la vida que no tuvo tiempo de disfrutar hasta ahora. Hace años, tuvo que ocuparse de su madre y de la hija que tuvo de su primera y complicada relación.

Hace diez años apareció el torero, con el que ha convivido de los 34 a los 45 años que tiene ahora. Un tiempo que incluye los dos años en que José estuvo encarcelado en la prisión de Zaragoza y Ana María le apoyó al máximo, trasladándose a vivir a aquella ciudad.

Su boda no se celebró hasta setiembre de 2018, pero el matrimonio nunca emprendió una luna de miel, nunca han tenido un viaje de placer, tampoco se les ha visto en una cena íntima, propia de un matrimonio bien avenido. Ana María ha callado en los platós de televisión muchos de estos episodios que han supuesto para ella una gran desilusión. Lamenta en privado que Ortega Cano nunca haya llevado a su hijo biológico al parque Disney de París, donde sí estuvo con sus hijos mayores, Gloria Camila y José Fernando. Son muchos agravios acumulados a lo largo de los 10 años juntos, hasta que un día, Ana María dijo basta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud