Famosos

Carmen Borrego, hundida, le ruega compasión a su hijo: "No quiero que mi nieto nazca y yo no esté a su lado"

La situación familiar de Carmen Borrego le tiene destrozada. Desde que salieran a la luz los polémicos audios de su nuera, Paola Olmedo, rajando del clan y su posterior exclusiva, su hijo José María se ha distanciado de ella, tal y como contamos en Informalia, y el enfado, parece ser, que va para largo.

Lea también: El cochero de Drácula contra el de María Teresa: Borrego se pelea con Gustavo por Belén Ro

Así lo ha confirmado la propia Carmen este miércoles en Sálvame, cuando el programa abordaba el tema en plató: "De esto voy a hablar muy poco, lo primero porque me causa dolor. No voy a negar, porque lo saben mis compañeros, que no estoy pasando un buen momento". 

"Quiero que quede absolutamente claro que yo no he participado de esta información que da la revista. No he hablado de mi hijo, no he vendido ninguna exclusiva de mi hijo y no lo voy a hacer aquí tampoco. Espero que todo se solucione, es lo único que voy a decir", dijo en referencia a la portada de su revista amiga, Lecturas, que este miércoles contó con pelos y señales la disputa familiar de la pequeña de María Teresa con su primogénito. 

"Todo sabéis cómo estoy. Lo único que quiero decir es que no he hablado ni lo voy a hacer. Si no me creéis no pasa nada, pero se puede comprobar que yo no he dicho nada. Cuando meto la pata, me lo como, pero cuando no lo hago, no lo hago. Jamás lo hubiera hecho y no lo voy a hacer tampoco aquí. Es inevitable saber cómo estoy, pero no quiero hablar de ello, no estoy bien. Para mí está siendo todo muy duro", añadía y entonces rompía a llorar desconsoladamente. 

Al ver el estado en el que estaba su hermana, Terelu salía a dar la cara por ella: "Cuando una persona está jodida, lo normal es que su familia, sus amigos y sus compañeros lo perciban y lo entiendan. Y vean cómo se derrumba en muchos momentos, y cómo le cuesta seguir en el día a día. Todo el que quiera, que luego hay quien no quiere, el que tenga buena fe, puede comprobar que lo que está diciendo Carmen es verdad". 

Tras el alegato de su hermana, Carmen se recomponía y mandaba un mensaje: "Solo voy a decir una cosa mirando a cámara, no puedo con las injusticias. A quien va dirigido lo sabe. Tengo la conciencia muy tranquila, a mí nadie me puede juzgar como madre. La gente que me conoce jamás podrá decir que he hecho algo malo a alguno de mis hijos. He sufrido y seguiré sufriendo, pero espero que todo se solucione y llegue a buen puerto, porque hay más personas que lo están sufriendo". 

Además, cree que la situación con su hijo y su nuera se debe arreglar "hablando, porque hablando se entiende todo el mundo". "Si hay que pedir perdón, se pide, no me duelen prendas, pero no me voy a tirar al suelo a que nadie me pise. Lo dije en su momento y lo digo hoy, no me tiraré al suelo a que nadie me pise porque no me lo merezco", matizaba.

"Que yo esté triste no quiere decir que esté sola, porque tengo una hija y un marido excepcionales; tengo a mi hermana y a mi sobrina que me han arropado muchísimo, pero también tengo una madre que no quiero que sufra, y por esto menos. Y pese a todo ello, espero que el futuro nos una porque no quiero ni plantearme que mi nieto nazca y yo no esté allí a su lado", concluía mientras se secaba las lágrimas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud