Famosos

Antoine Arnault, heredero del imperio Louis Vuitton, sufre por su familia política rusa: los ricos también lloran

Antoine Armault, hijo mayor y heredero del hombre más rico de Francia, Bernard Arnault, al que se le calcula una fortuna de más de 167.000 millones de dólares, sufre junto a su mujer, la modelo y actriz rusa Natalia Vodiánova, porque su familia está en Rusia, tiene ascendencia ucraniana y sus proyectos solidarios centrados en el país de Putin están absolutamente parados. Arnault trabaja junto a sus cuatro hermanos en la multinacional de lujo LVMH (Louis Vuitton Moët Hennessy), que fue la primera de las firmas de origen francés en cerrar su negocio en Rusia cuando estalló el conflicto bélico.

Antoine ha mostrado la preocupación de él y su esposa por cómo les afecta la guerra: "Por supuesto que mi mujer sufre. Su madre y hermana están todavía en Rusia y también tiene familia en Ucrania", ha aclarado el empresario francés en una estrevista con la revista Hola.

El atractivo heredero explica que la situación de la supermodelo y actriz debido a la invasión rusa es complicada, y por ello mantiene un perfil bajo a la hora de manifestarse públicamente: "Está atrapada entre tantos fuegos que todo lo que pudiera decir podría ser malinterpretado, así que eligió manifestarse lo menos posible".

El mayor de los Arnault también hace referencia con orgullo a la labor humanitaria de su mujer, conocida en el mundillo de las top model como Supernova, que tras la masacre de la escuela de Beslán en 2005, decidió fundar Naked Heart Foundation, organización que ayuda a niños con discapacidad en Rusia (Natalia tuvo una hermana más pequeña con parálisis cerebral) y que ella preside.

La actriz de Furia de Titanes está muy preocupada con la situación de la organización benéfica en Rusia, y su marido por ella: "Es difícil para ella porque es su proyecto de vida. La veo triste y preguntándose cómo ha podido ocurrir y cuándo se va a parar".

La tristeza de Natalia está provocada por la dificultades para hacer llegar ayuda a los niños rusos que la necesitan, tal y como explica su esposo: "Actualmente el difícil mantener sus compromisos con ellos, cuando probablemente lo necesitan más que nunca. Los recursos se están acabando y la veo resiliente, buscando soluciones. No es fácil actualmente racaudar fondos para una fundación que opera en Rusia, porque nadie quiere involucrase de cerca o lejos con lo que está pasando allí. Esto es comprensible".

Heredero rico y supermodelo de origen pobre

La mujer de Antoine Arnault es la supermodelo más famosa de Rusia, que pasó de una infancia sumida en la pobreza a una vida de riqueza y lujo en las pasarelas tras haberse trasladado con 17 años a París. Vodiánova ha trabajado con muchas firmas de superlujo, entre ellas, por supuesto, la de su suegro, cuñados y marido; LVMH.

Natalia tiene tres hijos de su matrimonio anterior con el aristócrata británico Justin Portman y tras el divorcio en 2011 comenzó a salir con Arnault, con el que tiene a su cuarto hijo, Maxim, de ocho años de edad y el quinto, Roman, de seis años. Antoine habla de que su relación con sus hijos se parece a la que tuvo con su multimillonario padre, Bernard, que se preocupó siempre por él y sus estudios.

"Recuerdo a mi padre llegando de la oficina a casa a las seis de la tarde para hacer los deberes conmigo", explica el empresario y añade: "Yo intento, como mi padre hizo conmigo, pasar tiempo con mis hijos, ser un buen padre. Todavía son muy pequeños, por lo tanto me limito de momento a recitarles unos poemas y a otras actividades sencillas".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments