Famosos

Ortega Cano, molesto con Ana María Aldón por irse a vivir mucho más lejos de lo pactado

A José Ortega Cano no le ha gustado que su mujer (aún no hay divorcio firmado) se vaya a vivir con el hijo de ambos a un pueblo de Guadalajara situado a 55 kilómetros de Madrid. El ex torero recibió de Ana María Aldón la promesa de que ubicaría su nuevo domicilio en la zona norte de Madrid, muy cerca del que hasta ahora ha sido el chalet conyugal, situado en en una urbanización cercana a a san Sebastián de los Reyes, exactamente en Fuente del Fresno.

Pero la sanluqueña cambió de opinión en el último momento y se ha comprado una casa de 250 metros en la localidad de El Casar, por lo que tendrá que recorrer veintitantos kilómetros entre semana, de ida y de vuelta, para llevar al pequeño José María a su colegio.

Los paparazzi ya están haciendo investigaciones entre los vecinos. Uno de los allí residentes se queja de que la presencia de Aldón solamente "romperá la tranquilidad de esta urbanización", por la vigilancia mediática constante a la que está sometida. "Somos muy pocos vecinos y muy bien avenidos. Ahora, con tantos periodistas y cámaras de televisión husmeando por aquí puede llegar a ser demasiado molesta", se lamenta.

Lea tambiénAna María Aldón ya tiene casa: 250.000 euros para olvidar a Ortega Cano

Desde El Casar a Fuente del Fresno se llega por carretera en una media hora, y a Madrid, en poco más de una. No es mucho tiempo si los desplazamientos no son en hora punta, pero, como decimos, a Ortega le habría gustado tener a su hijo mucho más cerca.

El cartagenero empieza a entender que su historia de amor con Ana María ya forma parte del pasado, y encara su nueva vida asistiendo a fiestas con amigos, como la que le llevó a la capital madrileña hace unos días, en la que le vimos bailar con una cantaora de flamenco muy atractiva. En un mes, Ortega cumple 69 años pero su "semen de fuerza", como él lo define, anda revoltoso.

Por otro lado, del perfil de su whassap ya ha retirado la imagen en la que se le veía con la madre de su hijo. Ahora la ha cambiado por otra que recuerda a un Ortega vestido de luces en su mejor etapa como torero.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.