Famosos

Balenciaga retira la polémica campaña con niños y peluches 'sado': "Pedimos disculpas"

La firma de lujo Balenciaga ha tenido que frenar en seco, pedir perdón y retirar de todas sus plataformas la polémica campaña de publicidad en la que presentaba a niños y niñas con bolsos de ositos vestidos con prendas "bondage", es decir, que muestran iconos relacionados con la exclavitud o el cautiverio, y que tienen claras connotaciones relacionadas con gustos sexuales extremos.

Las imágenes de la campaña han sido todo un escándalo. Incluían a varias niñas y niños con peluches que vestían con tangas, bridas y correas sadomasoquistas. La "feliz" idea publicitaria, retratada por el fotógrafo italiano Gabriele Galimberti, estuvo colgada en las web de la marca para poner el foco sobre la campaña de ventas navideñas Balenciaga Gift Shop.

Los y las pequeñas modelos aparecían vestidos con prendas de la línea Balenciaga Kids, ropa cuya elegancia, comodidad e inocencia quedó anulada por el sexualizado estilo mostrado por los complementos de peluche.

La semana pasada Balenciaga explicaba en un comunicado que la campaña en cuestión se inspiraba en la película de Disney Toy Storie y "exploraba lo que la gente colecciona y recibe como regalo". Según aseguraban desde la empresa de moda, la nueva línea incluía "docenas de productos nuevos. Desde artículos para el hogar, ropa para mascotas y fragancias, y artículos cotidianos, hasta coleccionables de edición limitada y muebles a medida".

La mezcla de niños y sadomasoquismo no ha sido bien vista por nadie y la opinión generalizada es que en esta ocasión la marca de lujo, de la que es dueño el conglomerado empresarial francés Kering, y cuyo director creativo desde 2015 es el diseñador de origen georgiano Demna Gvasalia, se ha pasado y mucho de frenada al utilizar menores.

Las redes sociales no tardaron en clamar contras las fotos protagonizadas por niños y niñas de muy corta edad y las tildaron de "repugnantes" y "espeluznantes", entre otros adjetivos calificativos. Además de las que contenían ositos de peluche vestidos como para tener de inmediato una sesión de "sadomaso", aparecían otras no menos sorprendentes, con niños al lado de copas de vino vacías, imagen que también ha sido duramente criticada.

Historial de meteduras de pata

Y es que la firma de lujo abunda en campañas que generan estupefacción y rechazo. Tal y como relata El Periódico, el historial de provocación recoge desde zapatillas "destruidas", pendientes de cordones o un bolso copia de la bolsa de rafia azul de Ikea.

Lea tambiénLo último de Balenciaga: una bolsa de patatas Lays como bolso por 1.900 euros

Balenciaga ha colgado su comunicado de disculpa en un stori de su cuenta de Instagram: "Nos disculpamos sinceramente por cualquier ofensa que nuestra campaña navideña pueda haber causado. Nuestros bolsos de osos de peluche no deberían haber aparecido con niños en esta campaña. Hemos eliminado inmediatamente la campaña de todas las plataformas".

Por su parte, el fotógramo se ha desligado de responsabilidad alguna también a través de su cuenta de de la citada red social: "Yo no he podido elegir ni los objetos, ni los modelos, ni la combinación de los mismos". "Como fotógrafo, solo se me pedía que iluminara la escena dada y tomara las fotos de acuerdo con mi estilo característico", ha asegurado. 

Poco despues la compañía ha emitido otro comunicado para disculparse por un escandalo más. Su siguiente campaña, Spring 23, incluía documentos sobre un caso de la Corte Suprema relacionado con las leyes de pornografía infantil: "Pedimos disculpas por mostrar documentos inquietantes en nuestra campaña. Nos tomamos este asunto muy en serio y emprenderemos acciones legales contra las partes responsables de crear el conjunto e incluir artículos no aprobados para nuestra sesión de fotos de la campaña Spring 23". 

Para remarcar su postura han incidido en su compromiso contra cualquier maltrato en la infancia: "Condenamos enérgicamente el abuso de niños en cualquier forma. Defendemos la seguridad y el bienestar de los niños".


La marca ha pedido "sinceras disculpas", pero las redes muestran su recelo, porque cabe la posibilidad de que Balenciaga haya utilizado la campaña, con el escándalo previsto, como estrategia para llamar más la atención sobre sus productos utilizando un contenido controvertido.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Sofi
A Favor
En Contra

Se está perdiendo el norte

Puntuación 2
#1
No ha sido posible realizar el purgado