Famosos

David Beckham, de leyenda Red Devil a propietario: el ex futbolista, abierto a comprar el club de su vida

Las aguas no bajan calmadas en el Manchester United. A la salida de Cristiano Ronaldo tras su escandalosa entrevista arremetiendo contra el equipo, se suman ahora movimientos que vienen desde los despachos.

Lea también Ya es oficial: Cristiano Ronaldo abandona el Manchester y Georgina prepara mudanza: ¿Inglaterra, Portugal o Arabia Saudí?

Desde los medios internacionales comentan que una de sus grandes figuras, David Beckham, podría estar interesado en comprar el club donde jugó de 1992 a 2003, convirtiéndose en toda una leyenda del fútbol. 

El club pertenece desde 2005 a la familia Glazer. Casi una década después, están dispuestos a deshacerse del equipo. Tras la salida de CR7, el Manchester United ya ha comunicado que el club está "explorando opciones estratégicas", que incluirían "nuevas inversiones, la venta u otra transacción que involucre a la compañía".

El equipo no pasa por su mejor momento, juega en la Europa League tras quedar en una sexta posición en la Premier League la temporada pasada. Actualmente están en una quinta posición y los aficionados Red Devils no están para nada contentos con la situación del equipo, entrenado desde esta temporada por Erik ten Hag.

Lea también Beckham defiende su rol (y su contrato de 170 millones) en el Mundial de Qatar: "Es una plataforma de progreso"

Según Financial Times, uno de los interesados en entrar en la puja por el club podría ser el marido de Victoria Beckham, con experiencia en estos derroteros ya que es el fundador del Inter de Miami. Aseguran que el ex futbolista merengue, que es embajador e imagen del polémico Mundial de Qatar 2022, está abierto a conversaciones y que podría formar parte de un consorcio de inversión para hacerse con las riendas del club junto a otros interesados adinerados en comprarlo. Comentan que el precio de salida que pondrían los Glazer sería de 8 mil millones de libras.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.
No ha sido posible realizar el purgado