Famosos

Ortega Cano, desatado por pasodobles en Madrid mientras Ana María llora en su cumpleaños más duro

Este fin de semana Ana María Aldón cumplió 45 años y no recibió un mensaje en directo de José Ortega Cano, que no quiso entrar en el programa Fiesta para felicitarle: "No lo veo bien porque nos vamos a separar y eso ahora mismo no encaja", dijo. "No puedo hablar", contestó ella, en lágrimas y en shock.

Lea también Ana María Aldón llora desconsolada al escuchar a Ortega Cano hablar de su separación: "Me duele que lo diga él"

El torero, eso sí, se lo pasó muy bien entre bailes y pasodobles. Tal y como han mostrado este martes en Ya es mediodía, el diestro se arrancó por pasodobles en un restaurante del barrio Salamanca de Madrid.

La cantaora que animaba el ambiente cantaba incluso el famoso pasodoble que Rocío Jurado le dedicaba a su marido. Ortega no se cortó e incluso acompañaba el cante con un capote y unos cuantos pases. Los comensales del local se rindieron en 'olés' y otros vítores. Ver para creer. 

Atrás quedaron los intentos por recuperar su matrimonio. Uno de los últimos fue el recordado (y patético) "Mi semen es de fuerza". Le salió el tiro por la culata. Los dos están trabajando en el acuerdo de separación y, ante todo, miran por el bienestar del pequeño José María.

Lea tambiénOrtega Cano estalla ante los últimos rumores de su separación: "Jamás le he cogido un duro a Ana María Aldón"

No obstante, para Ana María todo este proceso es un calvario: "Este es el último cumpleaños que celebro junto a mi marido y mi hijo, en la misma casa y como una familia, aunque yo ya tengo asumido que nos separamos me duele escuchárselo decir a él", aseguró en Mediaset este fin de semana, rota en lágrimas. Y el padre de Gloria Camila, mientras tanto, de pasodobles por la capital.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.