Famosos

Ortega Cano estalla ante los últimos rumores de su separación: "Jamás le he cogido un duro a Ana María Aldón"

La situación económica del torero ha sido objeto de debate este viernes en Sálvame. ¿La razón? Ortega Cano no habría firmado el acuerdo de divorcio con Ana María Aldón porque estaría replanteándose hacerse cargo de todos los costes en la educación de su hijo en común: "Alguien de la familia le ha dicho que asuma la mitad y la otra mitad la madre. Él se lo está pensando". El diestro, muy enfadado, ha contactado con Kiko Matamoros para aclararlo: "Lo desmiente todo".

Ha sido José Antonio Avilés quien ha apuntado a los supuestos problemas económicos que arrastra el diestro y por los que, presuntamente, utilizó el dinero que Ana María Aldón había ganado en Supervivientes: "Cuando ella volvió tuvo que darle todo para tapar agujeros, porque él tenía problemas por la gestión de varias plazas de toros", ha dicho. Ha insinuado, además, que Ortega Cano también podría haber utilizado la herencia de su hijo José Fernando (el millón de euros que le dejó Rocío Jurado) sin permiso del interesado y que hay otros familiares que han tenido que 'rescatarlo' en más de una ocasión. 

Ortega Cano, muy enfadado, se ha puesto en contacto con Kiko Matamoros para negarlo todo: "Dice que jamás se ha encargado de la gestión de plazas de toros durante la pandemia, solo un número de corridas concretas, y jamás le ha cogido un duro a Ana María, menos el de Supervivientes y menos para tapar agujeros".

Además, el torero ha negado que exista un borrador ni acuerdo de divorcio con su ex y también que se esté planteando compartir con Ana María los gastos académicos del pequeño José María: "Asume todos los gastos de educación y formación de su hijo y está encantado de hacerlo", ha dicho Matamoros.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.